Después de tantos partidos suspendidos o pospuestos por la lluvia, las cosas dieron un giro de 180 grados. Los Rieleros evitaron una derrota casi cantada gracias a las condiciones climáticas en Monterrey que impidieron la realización del encuentro, teniendo que obligar a doble partido hoy a partir de la una de la tarde.
Tras una entrada y media el partido se mantenía con empate a una rayita por bando, pero Néstor Molina recibió una carrera en la baja de la segunda, lo que le daba ventaja a Sultanes. La diferencia la marcó en la tercera entrada Anthony Giasanti con un cuadrangular de tres carreras que ponía la pizarra 5-1, Agustín Murillo pegaría triplete que pondría una más obligando a la pronta substitución de Molina, que se iba con solo dos entradas lanzadas. Fue entonces que la lluvia paró el partido y después de las tres medias horas de espera se decidió cancelar el encuentro, esperando que hoy se pueda jugar la doble cartelera si las condiciones climáticas lo permiten.