Un hombre y su menor hijo, que son originarios del estado de Jalisco, fueron objeto de un intento de extorsión telefónica, mientras se encontraban en Aguascalientes por motivos de trabajo.
Afortunadamente, la oportuna intervención de elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado evitó que familiares hicieran algún tipo de pago a los delincuentes.
Todo se inició cuando una mujer, de nombre Fabiola, solicitó apoyo a la Secretaría de Seguridad Pública del Estado para localizar a su hermano Jaime, de 35 años de edad, y a su sobrino de 12 años de edad, ya que habían sido privados de la libertad en Aguascalientes.
Indicó que sus familiares son originarios del estado de Jalisco, pero se encontraban en esta entidad por cuestiones de trabajo, siendo el caso que recibió una llamada telefónica donde le informaban que sus familiares habían sido secuestrados y, en caso de que no depositara una fuerte suma de dinero, entonces ya no volvería a verlos con vida.
Afortunadamente, antes de que la familia hiciera algún tipo de pago, padre e hijo fueron localizados sanos y salvos.
Ambos se encontraban en un hotel ubicado en el Barrio de San Marcos, donde, mediante engaños y amenazas, habían sido obligados a hospedarse. Más tarde, fueron reunidos con sus familiares, quienes agradecieron la intervención de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado.