Saúl Alejandro Flores

Como espacio de difusión de cultura del agua que es esta columna, ahora, a petición de varios de mis amables lectores, abordaré un tema de preocupante interés en quienes realmente piensan en alternativas para una gestión integral y verdaderamente sustentable del agua, ajena al discurso político o al pragmatismo empresarial (porque, es curioso, hay empresas que se asumen “socialmente responsables”, o respetuosas del ambiente o como empresas verdes y sus productos son todo lo contrario, ejemplo como es el caso de tabletas o equipos que no usan batería y al terminar su periodo de vida que de alguna manera es corto, no queda otra más que desecharse, apilando considerablemente los vertederos de basura, en sí, sus criterios de producción están basados en modelos altamente consumistas y obsolescencia programada).

Por lo tanto, en esta columna nos ocuparemos del denominado: fracking, últimamente este tema ha tomado revuelo, dado el interés de compañías petroleras en buscar nuevas fuentes para obtener petróleo o gas, pero ¿qué es el fracking? es un término, por supuesto, como se habrán dado cuenta, anglosajón para referirse a la técnica de fracturación hidráulica para la extracción de gas no convencional. Consiste en la extracción de gas mediante la fracturación de la roca madre (pizarras* y esquistos*). Para extraer el gas atrapado en la roca se utiliza perforación mixta: en primer lugar, se perfora hasta 5000 metros en vertical y después se perfora varios kilómetros en horizontal (2 a 5). Entonces se inyecta agua con arena (98%) y una serie de aditivos químicos (2%) a gran presión. Esto hace que la roca se fracture y el gas se libera y asciende a la superficie a través del pozo. El proceso de repite a lo largo de la veta de roca rica en gas.

Ahora bien, ¿qué es una lutita? Es una roca sedimentaria detrítica* o clásica de textura pelítica*, variopinta, es decir, integrada por detritos clásticos* constituidos por partículas de los tamaños de la arcilla del limo*. Las lutitas son porosas y a pesar de esto son impermeables, porque sus poros son muy pequeños y no están bien comunicados entre ellos. Pueden ser rocas madre de petróleo y de gas natural.

Esta técnica de extracción de gas lleva varios años practicándose, sobre todo en los Estados Unidos, si bien para México es algo nuevo, para esos países ya se cuenta con experiencia en los riesgos y en sus impactos en materia ambiental, destacando los siguientes problemas: a) contaminación de las aguas superficiales y subterráneas, b) contaminación del aire, c) afecciones a la salud humana; d) alteraciones del paisaje y el terreno; e) contaminación de suelos al cerrar los pozos y; f) riesgo sísmico.

Mis queridos lectores, haré un paréntesis incorporando un pequeño y breve glosario que facilite la comprensión de los términos geológicos que he citado, entonces pasemos a ese apartado.

Glosario.

*Pizarra. Roca metamórfica homogénea formada por la compactación de arcillas.

*Esquistos. Grupo de rocas caracterizadas por la preponderancia de minerales laminares tales como la mica, clorita, el talco, hornblenda, grafito y otros.

*pelítica. Rocas formadas por grano muy fino.

*detrítica. Roca sedimentaria formada por restos de otras rocas transportadas por el viento, el agua o los glaciares.

*metamórfica. Son las que se forman a partir de otras rocas, como el caso de rocas ígneas o sedimentarias o cuando se someten a grandes presiones, altas temperaturas o fluidos que modifican la composición de la roca.

*clásticos, son rocas sedimentarias compuestas de fragmentos, o clastos de roca y minerales preexistentes acumulados mecánicamente.

*limo. Sedimento clástico incoherente transportado en suspensión por los ríos y los vientos, que se deposita en el lecho de los cursos de agua o sobre los terrenos que han sido inundados.

Pueden constatar que en la industria de los energéticos no paran las investigaciones en la búsqueda de nuevas fuentes para obtener petróleo, gas u otros energéticos, sobra decir que es una industria fuerte, sin embargo, no existen los esfuerzos, ni logros paralelos en lo que respecta al control, regulación y mejora hacia la sustentabilidad y cuidado ambiental.

Como habrán leído párrafos atrás, cité los seis riesgos más comunes que se provocan con la práctica del fracking y en este sentido surgen las diversas voces de alerta preocupadas más porque tienen un antecedente en la catástrofe ambiental que se ha presentado en el Estado norteño de Sonora, y en contraposición con la contrastante escasa capacidad de respuesta por parte del sector gubernamental, con esquemas y herramientas administrativas y jurídicas frágiles.

Es importante estar preocupados, pero también es relevante tomar en consideración la Norma Jurídica Fundamental que es la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en su Artículo 4 párrafo V: “ Toda persona tiene derecho a un medio ambiente sano para su desarrollo y bienestar. El estado garantizará el respeto a este derecho. El daño y deterioro ambiental generará responsabilidad para quien provoque en términos de lo dispuesto por la ley”. Por su parte el párrafo VI, que refiere al derecho humano al agua, en donde el Estado garantizará este derecho para un uso sustentable del recurso. El sólo hecho de invocar estos preceptos bastan para comenzar con las bases que delimiten los abusos que provoquen daños al ambiente, sin embargo, es necesario comenzar a establecer una regulación clara y un marco jurídico preciso que evite vaguedades, porque en aras de impulsar el desarrollo se estará detonando un riesgo enorme, una cajita de Pandora. Continuaré más adelante con esta problemática, precisando los detalles porque es contaminante y afecta a las aguas superficiales y subterráneas; por que recuerden amables lectores, la importancia de realizar acciones tendientes a que en México y en Aguascalientes el agua nos alcance.

Comentarios: saalflo@yahoo.com twitter: @saul_saalflo