Aunque en este mes se ha tenido una mejor actividad en los restaurantes, las ventas no se han recuperado, inclusive se habla de una caída de aproximadamente el 40% comparativamente a lo que se tenía el año pasado para estas fechas, lo cual tiene que ver en gran medida a que dadas las restricciones sanitarias, la ocupación de mesas no debe ser mayor al 50% en estos establecimientos.
Así lo dio a conocer el presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), Claudio Innes Peniche, quien atribuyó esta situación a que si bien hay más movimiento de personas en las distintas actividades, los gastos en consumos de alimentos se han reducido a nivel personal y familiar.
De manera que de cara al fin de año, los restauranteros siguen con la voluntad de trabajar en el itinerario establecido por las autoridades estatales y municipales, con un horario hasta las 12:00 de la noche para venta y para el cierre a la 01:00 de la mañana, pues para ellos siempre será mejor tener el ingreso que tienen actualmente y no en ceros por tener cortinas cerradas, como ocurrió al principio de la pandemia.
En los últimos meses los restaurantes han respetado la indicación de operar al 50% de su capacidad, tal como lo marca el protocolo sanitario, a pesar de ser un ingreso insuficiente para mantener abiertos los establecimientos y con rentabilidad, de ahí que prefieren aprovechar lo que ahora tienen por si acaso se vuelve a dictar un nuevo confinamiento temporal.
Se debe advertir, dijo, que hoy por hoy los restaurantes son de los lugares más seguros a los que puede acudir la gente, pues los protocolos de ingreso son estrictos, la higiene en el establecimiento es meticulosa, de ahí que los comensales pueden tener la certeza de que son de los sitios donde menos riesgo de contagio hay.