Los “rescataron” de secuestro virtual

José de Jesús López de Lara

De manera ingenua dos hombres se dejaron engañar por extorsionadores y fueron víctimas de un secuestro virtual, mientras a sus familiares intentaban extorsionarlos con una fuerte suma de dinero por su “rescate”.
Afortunadamente, la oportuna intervención de la Policía Cibernética permitió ubicarlos en un hotel de la Zona Centro de la ciudad, de donde fueron “rescatados” ilesos por policías estatales.
Todo se originó cuando familiares de un hombre originario de Jalisco se comunicaron a la Secretaría de Seguridad Pública del Estado para reportar que estaban recibiendo llamadas telefónicas donde le informaban que lo tenían secuestrado en Aguascalientes y para liberarlo tenían que depositar una fuerte suma de dinero, ya que de lo contrario lo iban a matar.
Con información proporcionada por la misma familia, los agentes de la Policía Cibernética procedieron a “rastrear” su teléfono celular y lograron ubicarlo en el Hotel “El Llanito”, que se ubica en avenida López Mateos y esquina con la calle Josefa Ortiz de Domínguez, en el Barrio de El Llanito.
De inmediato se implementó un operativo y alrededor de las 21:55 horas varios policías estatales se trasladaron al mencionado hotel, donde en una de las habitaciones ubicaron a la víctima, misma que fue identificada como Joaquín Noé, de 46 años y originario de Jalisco.
Sin embargo, los policías estatales encontraron en la misma habitación a otro hombre identificado como Edgar, de 37 años, originario de Querétaro y quien también era víctima de un secuestro virtual, ya que a su familia la estaban extorsionando con una fuerte cantidad de dinero.
Tras ser “rescatados” ilesos, se procedió a interrogar a Joaquín, quien comentó que el pasado miércoles, mientras conducía con rumbo a Aguascalientes, recibió una llamada en su teléfono celular donde le indicaban que lo tenían vigilado y si no quería que mataran a su familia, tenía que hospedarse en la habitación del Hotel “El Llanito”, proporcionándole la dirección del mismo.
Hizo mención que cuando llegó al hotel, le indicaron el número de la habitación a la que se tenía que dirigir y una vez que ingresó a la misma, se dio cuenta que había otra persona de nombre Edgar, quien también estaba siendo víctima de la extorsión telefónica.
Por su parte, Edgar comentó que él llegó a Aguascalientes el martes pasado por cuestiones de trabajo y también lo contactaron por teléfono, donde le indicaban que si no seguía las instrucciones iban a matar a toda su familia.