Pese al riesgo de perder sus inmuebles, de que se aplique la extinción de dominio, al no inscribir los contratos de arrendamiento en el Registro Público de Propiedad y del Comercio, nadie lo hace; al menos al corte del primer semestre del año en curso, ese rubro está en ceros.

El Código Civil del Estado de Aguascalientes, en su artículo 2,283, fracción VII, establece que el arrendador está obligado inscribir o dar aviso del contrato de arrendamiento al RPPC, en tanto el artículo 2,876, fracción III, señala que los contratos de arrendamiento de bienes inmuebles por un periodo mayor de 6 años y aquellos en que haya anticipo de rentas por más de 3, deben registrarse; en cualquier otro supuesto, bastará que se dé aviso de la celebración del contrato, especificando la ubicación del inmueble y anexando copia de identificación oficial y comprobantes de domicilio de los contratantes y del fiador u obligado solidario en su caso.

El aviso podrá entregarse en la oficina de catastro correspondiente, sin costo alguno.

No obstante, los arrendadores de referencia no cumplen con tales disposiciones, exponiéndose al decomiso de sus inmuebles, en caso de que sus inquilinos realicen actividades ilícitas; de no reportarlas, deben demostrar que actuaron de buena fe.

En cambio, si registran los contratos o dan aviso, quedan exentos de responsabilidad.

La Ley Nacional de Extinción de Dominio, en su artículo tercero, especifica que esta acción es la pérdida de los derechos que tenga una persona en relación con los bienes, declarada por sentencia de la autoridad judicial, sin contraprestación, ni compensación alguna para su propietario o para quien se ostente o comporte como tal, ni para quien, por cualquier circunstancia, posea o detente las propiedades en cuestión.