La cosecha de preseas para México en Tokio 2020 no fue lo que se esperaba al no sumar por primera ocasión desde Atlanta 1996 una medalla de plata o de oro, levantando las dudas en torno al deporte mexicano y lo que se ha conseguido. Carlos Padilla, presidente del Comité Olímpico Mexicano, declaró que esta actuación mexicana no se puede repetir y por ello repasamos algunos nombres que pueden ser el futuro de alguna presea para México en París 2024.

Randal Willars: Con tan solo 19 años ya puede presumir tener un oro en los Juegos Olímpicos de la Juventud, en esta ocasión no logró ser seleccionado para ir a la plataforma de 10 metros que es su prueba predilecta, pero a París llegaría con 22 años, siendo un deportista mucho más experimentado que con su probada calidad podría dar una buena alegría al deporte mexicano.

Arantza Vázquez: A sus 18 años puede presumir un sexto lugar en el trampolín de tres metros. Respondió cuando la más experimentada del equipo quedó eliminada en las preliminares y se metió a la gran final de la prueba con un gran desempeño que, corrigiendo algunos detalles, la pueden llevar el podio olímpico en París 2024, cuando tenga 21 años.

Osmar Olvera: Los clavados parece que tienen un gran futuro y para muestra este joven que a sus 17 años logró instalarse en la semifinal del trampolín de tres metros junto a Rommel Pacheco, de quien seguramente aprendió bastante. La experiencia de unos Olímpicos lo pueden llevar a seguir creciendo y en tres años pelear por una medalla.

Jorge Orozco: Fue uno de los que más emocionó con un posible oro que se fue cayendo hasta un cuarto lugar. La ventaja es que compite en un deporte que tiene atletas muy longevos y a sus 21 años puede presumir ser el cuarto mejor del mundo en su disciplina. Orozco llegará a París 2024 como uno de los grandes favoritos a sumar alguna presea para México.

Ana Vázquez: Con 20 años logró clasificar a los Olímpicos y aunque terminó fuera en las primeras rondas en lo individual y no pudo sumar presea por equipos, Ana Paula Vázquez parece ser el futuro del tiro con arco mexicano. Certera, con temple y mucha personalidad, es una atleta interesante que de seguir creciendo puede llegar a ser una de las atletas más interesantes que tendrá México en tres años.

Paola Morán: Los 400 metros planos no son una prueba sencilla y menos para una mexicana que tiene que competir ante caribeñas o europeas que suelen tener ventaja. Aún con esto, Paola Morán se ha destacado por ser una atleta aguerrida que siempre ha mejorados sus tiempos. En Tokio perdió en la semifinal de su prueba, pero sin duda podría crecer y a sus 27 años, cuando llegue París, aprovechar su experiencia para alcanzar una final olímpica.

Alegna González: Otra de las favoritas para obtener una presea. La marchista se quedó en el quinto sitio de su prueba y al tener solo 22 años puede llegar a París en una edad ideal en cuanto a experiencia y ritmo deportivo para pelear no sólo por una presea, sino por el oro. Junto a Orozco parecen ser los más fuertes de cara a los siguientes Olímpicos.

Alejandra Orozco: Hablando ya de atletas experimentadas, Alejandra Orozco, doble medallista olímpica, comenzó su legado a los 15 años y llegará a París con 27 años que, según los expertos, es la edad plena del deportista. Ale podría dejar su legado en el deporte mexicano como uno de los más importantes en la historia en sumar una tercera presea olímpica, lo que la pondría a lado de las más grandes.

Alejandra Valencia: Sin duda una de las consentidas de México. No solo por su talento sino por su carisma y ángel. Era de las favoritas para pelear un oro este año, pero una cuestión de milímetros la dejó fuera. Ella misma aceptó que tiene revancha tanto en individual como por equipos y llegará a París con 29 años, una edad de madurez y con su experiencia en Tokio seguramente estará peleando por lo más alto.

Alexa Moreno: Se quedó a cuestión de detalles para ser medallista olímpica en Tokio. Moreno ha levantado la voz al no contar con equipo suficiente para entrenar y a pesar de ello terminó siendo la cuarta mejor del mundo en su disciplina. Si consigue tener mejores apoyos, un ciclo sin tantos problemas extradeportivos y sobre todo mantenerse en ese gran nivel, puede ser una de las favoritas para conseguir una presea.

Dafne Navarro: La gimnasta se convirtió en la primera mexicana en llegar a una final en el salto de trampolín. Con 25 años todavía tiene mucho camino por recorrer en el deporte y esta experiencia le puede servir como un trampolín que eleve su nivel de competencia y por qué no, soñar con subir de un octavo sitio a un podio.

Futbol: Desde Londres 2012 las expectativas son altas en cada edición de los Juegos con el futbol olímpico al que México le ha dado gran importancia en los últimos años. Jugadores jóvenes vienen pisando fuerte para que en tres años se conforme una nueva selección que sueñe con otra presea.