Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Algunos gobiernos autoritarios y países geográficamente aislados aún reportan cero casos de coronavirus.

Corea del Norte

Pese a su cercanía política y geográfica con China, lugar donde inició el brote del nuevo coronavirus, el régimen de Corea del Norte asegura que no tiene un solo caso registrado de Covid-19. El Gobierno ha impuesto medidas estrictas de movimiento y viajes, sumadas a las restricciones ya existentes para entrar al país.

Algo que contribuyó a la especulación sobre lo que oculta el régimen en las últimas semanas fue la desaparición de Kim Jong Un, lo que llevó a algunos medios a especular sobre su muerte, aunque después reapareció en un evento.

Turkmenistán

El Presidente Gurbanguly Berdimuhamedow asegura que el coronavirus no ha llegado a Turkmenistán, considerada una de las dictaduras más extravagantes de Asia por el culto a la personalidad que existe alrededor del gobernante.

El país cerró sus fronteras rápidamente mientras se extendía la pandemia. Las medidas de confinamiento se aplicaron al inicio, pero han sido levantadas gradualmente, e incluso se han realizado eventos masivos y a finales de febrero se reabrieron los estadios y regresó el futbol.

La organización Reporteros Sin Fronteras ha denunciado que existe un control estricto sobre la información relacionada con el coronavirus en el país.

Lesoto

Este país es el único en África en no registrar un solo caso, pese a estar rodeado por Sudáfrica, que hasta el domingo tenía 10 mil 15 casos y 194 muertes. A inicios de mayo, el Primer Ministro Thomas Thabane informó que comenzaron a relajar restricciones, aunque no levantarán el cierre de fronteras.

Islas del Pacífico

El aislamiento geográfico de las pequeñas naciones insulares de Pacífico Sur ha servido de muro para frenar la llegada del coronavirus.

Países sin Covid-19

Vanuatu

Tuvalu

Kiribati

Tonga

Samoa

Islas Marshall

Nauru

Palaos

Islas Salomón

Estados Federados de Micronesia

Según los expertos, la llegada del SARS-Cov-2 a estas islas podría suponer un desastre, ya que sus servicios de salud son frágiles, cuentan con pocos recursos y personal, y algunos no tienen salas de cuidado intensivo o respiradores artificiales.

“Su aislamiento geográfico ha sido siempre una maldición para las islas, donde el trasporte aéreo es difícil y costoso. Pero ahora se ha convertido en su tabla de salvación”.
Colin Tukuitonga, excomisionado de la Organización Mundial de la Salud

Para evitar la llegada de la enfermedad han recurrido a frenar muchos vuelos del extranjero, limitar las llegadas revisar a todas las personas que llegan, mientras que han implementado medidas de distanciamiento social y confinamiento.