Por: Juan Pablo Martínez Zúñiga

No cabe duda de que la pandemia cobró severa cuota en Hollywood ahora que dos años después una distribución de su material cinematográfico en un inicio raquítica por la cuarentena y posteriormente convulsa ante el frenesí de los grandes estudios por sacar al mercado su producto (con resultados muy variables) delimitó sus posibilidades en cuanto a recepción de premios, ya que con su mercado / público meta en estado de confinamiento diversas compañías de streaming canalizaron la presentación de su oferta fílmica ipso facto, permitiendo que los cinéfilos no sólo encontraran por éstos medios las cintas más interesantes e incluso de mejor calidad que lo estrenado a la postre en cines, sino además con el añadido de una inmediación que las salas de exhibición ya no pueden equiparar, de ahí que la disputa real en la próxima entrega de la estatuilla dorada este domingo será entre producciones vistas en Netflix, Apple TV+ o Amazon Prime Video cuya apuesta al cine de calidad (o por lo menos, a una promesa ya cumplida en cuanto a pluralidad y diversidad de producciones en cuanto a temas, géneros y formatos) ha cristalizado en cintas que ahora ya consolidan la importancia del streaming como un amplísimo escaparate para el 7º arte al punto que este año veremos con seguridad el primer filme originado en alguna de estas plataformas como ganadora al Oscar a Mejor Película. Y para muestra, un botón (de control remoto):

MEJOR PELÍCULA
Casi desde su estreno, “El Poder del Perro” (Netflix) se erigió como una de las favoritas para entrar en esta terna. Posteriormente varios premios en festivales y la aclamación unánime de la crítica la encaminaron como la segura ganadora… hasta que “CODA: Señales del Corazón” le arrebató ese sueño obteniendo el premio máximo en la entrega de preseas al gremio de productores. La historia, salvo algunas excepciones, ha señalado a la ganadora en esa contienda como la segura victoriosa en la noche de los Óscares, pero también la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood ha procurado zanjar nuevos caminos sorprendiendo a la audiencia televisiva galardonando a filmes inesperados a modo de bola curva para sostener el rating, de ahí que “Green Book: Una Amistad Sin Fronteras” le metiera zancadilla a “Roma”, la apuesta segura, en el 2018 o “Parásitos” hiciera lo propio con el filme bélico “1917” el año siguiente. La lógica indica que el filme superior debe ser el ganador, y así sucede ocasionalmente pero también es un hecho que la Academia tiende a simpatizar por aquellas producciones condescendientes, simplonas o fáciles de digerir para no lidiar con una recepción desfavorable de su público (el gringo promedio mediocre que aboga por las palomitas antes que por un cine de calidad) como ha ocurrido la mayoría de las ocasiones (“Rocky” noqueando a “Taxi Driver” o “Titanic” hundiendo a la excelente “Los Ángeles al Desnudo”). Teniendo esto en cuenta, es muy posible que “CODA…” sea la triunfadora, pero no podemos eliminar de la lista a “El Poder del Perro”, un lírico ejercicio sobre la masculinidad y la cultura de la toxicidad emocional maravillosamente actuado y dirigido.
Ganadora: “El Poder del Perro” – Sorpresa: “CODA: Señales del Corazón”

MEJOR DIRECTOR
O, en éste caso, directora. Jane Campion no sólo excede en calidad el trabajo como creadora y narradora a sus colegas cineastas en ésta categoría (Spielberg, Branagh, Anderson, Hamaguchi) gracias a su comprometida dirección en “El Poder del Perro”, con su triunfo también fortalecería la imagen de la Academia como una institución abierta e incluyente premiando por tercera vez a una mujer. Anderson realiza una labor excelente como es su costumbre en “Licorice Pizza” y Hamaguchi demuestra por qué Japón es y será semillero de cineastas comprometidos a su arte, pero Campion exhibe una intensidad física y emocional en su filme que apuesta por la intimidad, cierta expresión personal y el lenguaje cinematográfico depurado. Tal vez su rival más cercano sea Branagh gracias a su uniforme ejercicio autobiográfico que es “Belfast”, poseedor de todas las características favoritas de los votantes (historia real y convulsa, foto en blanco y negro, héroe infantil que se sobrepone a circunstancias apabullantes, etc.), así que:
Ganadora: Jane Campion- Sorpresa: Kenneth Branagh

MEJOR ACTRIZ
Esta categoría en teoría se ve reñida por la buena demostración actoral de Nicole Kidman en “Being The Ricardos”, Jessica Chastain por “Los Ojos de Tammy Faye” y Kirsten Stewart en “Spencer”, cumpliendo la regla no escrita de la Academia donde se estipula que la interpretación de un rol basado en figuras reales, sobre todo si éstas involucran drama o complejidades psicológicas, será al menos motivo de postulación. Stewart sorprendió al mostrar facetas histriónicas complejas en su retrato de la Princesa Diana al punto de ser considerada favorita, hasta que Chastain echó por los suelos sus posibilidades obteniendo el premio a mejor actriz en la entrega de preseas del gremio actoral. Su labor en “Los Ojos…” es encomiable, pero Stewart logra exudar propiedades emocionales y sicológicas púnicas en su papel, así que la riña será entre ellas.
Ganadora: Jessica Chastain – Sorpresa: Kirsten Stewart

MEJOR ACTOR
Por desgracia y ante el cúmulo de favoritismos que significan su triunfo en los Screen Actor´s Awards, amén de otras entregas de premios así como lo que muchos ven la necesidad de reconocer un talento que no tiene, Will Smith será el ganador este año por un personaje bidimensional, pobremente diseñado e incluso irritante en su despliegue de validación controladora y machista en “Rey Richard: Una Familia Ganadora”. Una lástima porque Benedict Cumberbatch lo supera casi sin esfuerzo con su rica e intrincada actuación en “El Poder del Perro”, donde configura varias aristas de su personaje a niveles muy profundos, algo para lo que el otrora “Príncipe del Rap” se ve siempre impedido.
Ganador (infortunadamente): Will Smith – Sorpresa (dedos cruzados): Benedict Cumberbatch

Correo: corte-yqueda@hotmail.com

¡Participa con tu opinión!