Juan Pablo Martínez Zúñiga

La ceremonia que primorosa y cautelosamente prepara la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood anualmente representa este año una plataforma sociopolítica sin precedente, pues no solo la selección de cintas y sus involucrados en las ternas más importantes se ha visto afectada por el clima cultural y gubernamental que promueve la exigencia por parte de la sociedad norteamericana una postura más tolerante, incluyente y seria para con su presidente de blonda cabellera al postular filmes, actores y actrices con un amplio espectro étnico, sino que además el espectro de la incertidumbre logró colarse momentáneamente en los vaticinios sobre las películas y artistas triunfadores al considerar el balance de dicha Academia hacia dos vías: o se premia lo que se suele premiar y el evento transcurre con su rigurosa pompa y circunstancia o se cede a la presión popular y se galardona a aquellas producciones que contraríen la oscura perspectiva y retrógrada sensibilidad de la administración Trump. Al final, tendremos una entrega de premios Oscar que, si bien no modificará de ninguna manera el panorama social y cultural, sí incitará cierta polémica precisamente por este tipo de consideraciones en el espectador a la vez que, seguramente, más de un premiado aprovechará el estrado para esparcir su particular admonición ante esta situación. Tal vez sea más complicado este año augurar con determinación ciertos ganadores, pero igual nos divertiremos intentándolo:
MEJOR PELÍCULA
La tendencia de la Academia por reconocer cintas que celebren la naturaleza misma del espectáculo que surge de sus entrañas ha sido clara al premiar en los últimos años filmes que estructuran su argumento en el basamento del cine o el entretenimiento (“El Artista”, “Argo, “Birdman”, etc.), simpatía que ya compartió el gremio de productores a inicios de año al laurear a “La La Land: Una Historia de Amor”, colorida fábula que mitifica a la ciudad de Los Ángeles como la tierra mística donde los sueños se hacen realidad a expensas de los sentimientos, como la mejor producción del 2016. La historia nos ha enseñado que la cinta triunfadora en dicha ceremonia invariablemente se lleva el Oscar, aunque la sombra de duda la arroja “Luz de Luna”, conmovedor romance entre dos curtidos afroamericanos homosexuales y su más férrea competencia al cosechar incontables premios y elogios en la prensa mundial. Lo más sano es suponer que Hollywood aún no alcanza las alturas progresistas requeridas para homenajear la diversidad sexual hasta este grado y el público norteamericano quedará contento al ver una pieza más clásica -y mejor aún, construida como un musical de antaño como aquellos que el gringo promedio creció para adorar- llevarse el Oscar a Mejor Película. Ganadora: “La La Land” – Probable: “Luz de Luna”

MEJOR DIRECTOR
Una vez más, el reconocimiento por parte del respectivo gremio (en este caso, el de directores obviamente) el pasado día 20 del mes en curso señala a Damián Chazelle como el seguro triunfador de la noche. Y ello no demerita su labor, pues el trabajo realizado en “La La Land” es uno que manifiesta un completo entendimiento del lenguaje cinematográfico confirmando lo visto en su anterior película, la excelente “Whiplash: Música y Obsesión”, así como una certeza en sus encuadres y paleta cromática que lo revela como un cinéfilo empedernido, pues son claras las expresiones que en su labor hace del trabajo de cineastas que acuñaron su leyenda en este género, como Jacques Demy y Stanley Donen. Por otro lado, Barry Jenkins maneja con maestría la sobriedad narrativa que un relato como “Luz de Luna” requiere, pues es la antítesis del espectacular filme de Chazelle al minimizar la cámara en sus tomas para explorar la naturaleza íntima y lírica de un romance prohibido, por lo que se erige como el otro favorito superando a Mel Gibson, quien a pesar de realizar un gran trabajo no se aleja mucho de su zona de confort; Kenneth Lonergan, un cineasta muy talentoso a quien tan solo le falta un poco de kilometraje en premiaciones para llevarse indudablemente un Oscar en el futuro y Dennis Villeneuve, cuya única carta en su contra es que su extraordinario filme (“La Llegada” es de un género poco atendido por la Academia -la ciencia ficción-, por lo que la carrera se encuentra entre Jenkins y Chazelle. Ganador: Damián Chazelle – Probable: “Barry Jenkins.
MEJOR ACTRIZ
Si Amy Adams hubiera logrado su merecida postulación por el magnífico desempeño mostrado tanto en “La Llegada” como en “Animales Nocturnos”, la decisión sobre esta categoría ya se habría resuelto. Pero como no es el caso, podemos apostar por Emma Stone (“La La Land”), quien se ve favorecida tanto por una digna interpretación como por participar en el filme favorito de la noche. Es posible que Natalie Portman (“Jackie”) se vea beneficiada por el lustre de su papel en una cinta donde encarna Jackie Kennedy, figura icónica en los anales de la historia norteamericana y que logra un dimensionamiento apropiado por parte de Portman al mimetizarse adecuadamente en la piel de la viuda de J.F.K, además que es sabida la preferencia de la Academia por personajes discapacitados, dolientes o, en este caso, históricos. Sin embargo, “La LaLand” sigue siendo la película del momento así que: Ganadora: Emma Stone – Probable: Natalie Portman.

MEJOR ACTOR
Tal vez la competencia más reñida de la noche, pues todo se define entre Casey Affleck (“Manchester Frente al Mar”) y Denzel Washington (“Fences”), quienes tienen varios factores a su favor. El primero se revela como un actor multifacético mediante un personaje psicológica y emocionalmente complejo que le ha exigido una labor de amplia interiorización, erogando en una maravillosa interpretación celebrada por la crítica internacional a la vez que le proveyó de incontables reconocimientos tanto en su país natal como en el extranjero. Por otro lado Washington ya se llevó el premio en esta categoría, una vez más, en el gremio correspondiente, tal vez como una medida para contrarrestar la polémica suscitada el año pasado sobre la carencia de talento afroamericano en la competencia a la vez que posiblemente se pretenda restar furor a la atmósfera de intolerancia ya mencionada, por ello: Ganador: Denzel Washington – Posible: Casey Affleck.

Correo: corte-yqueda@hotmail.com