Diego Blanco - El Heraldo

Una de las voces más reconocidas en los últimos años del periodismo deportivo se dio el tiempo de platicar en exclusiva con El Heraldo de Aguascalientes en una charla en donde pudimos conocer más sobre su carrera, su pasión y su finalidad como periodista.

Antonio Rosique Cedillo celebra 25 años de trayectoria, pero todo comenzó como un sueño de un pequeño al que las fibras más profundas de su ser se le encendían al escuchar las hazañas de diferentes deportistas en voz de algunas de las voces más importantes en la historia del periodismo mexicano. “Empecé como cualquier niño, maravillándome con todos los eventos deportivos, los ídolos de mi tiempo como Fernando Valenzuela, Julio César Chávez, Hugo Sánchez. Crecí escuchando las voces de Jorge Alarcón, Pedro Septién, José Ramón Fernández, me encantaba ver las tablas, los goles, escuchar la radio. Me empezó a llamar la atención los hombres que desde un estadio me contaban las hazañas del deporte, los que estaban atrás del micrófono como Heriberto Murrieta, Ángel Fernández. Esa fascinación me llevó a la comunicación”.

“Hay historias o relatos que se vuelven simbólicos. La gente recuerda la medalla de Memo Pérez o las medallas de Michael Phelps, pero para mí los momentos más grandes han sido las inauguraciones de los Olímpicos de Londres, en ese momento todo el mundo estaba conectado en el encendido del fuego. El haber estado en los juegos de invierno. Cuando vez a un mexicano ganando una medalla, ver esos momentos cuando vez un pedazo de historia es magnífico”, confesó el famoso conductor del Exatlón sobre los momentos más emocionantes tras un micrófono en su carrera.

Pero no solo en la tele ha dejado su marca Antonio Rosique que cuenta con tres libros de su autoría que fueron toda una aventura hacia sus adentros. “Soy un lector asiduo. Los libros han sido importantes en mi vida, gracias a lo que leí pude ampliar mis horizontes. Siempre quise escribir un libro, es como si quisieras hacer un maratón. Mi primer libro surge cuando me fui a Inglaterra a estudiar la maestría, fue un diario de viaje. Yo sabía que lo que me enseñaban iba a ser muy útil, así nace la Isla de Futbol que es un recorrido por el futbol británico”.

Sobre la razón del gran éxito que tiene el Exatlón como uno de los pocos programas con tanta audiencia en la televisión abierta, comentó que “no importa en qué época de la humanidad estemos, yo estoy seguro que siempre va a ser interesante atractivo ver a dos personas correr de un lado a otro para ver quién gana. Es ancestral ver quién puede saltar un obstáculo y quién no”.

Sobre su estilo, aceptó que no fue de la noche a la mañana y fue parte de un viaje que terminó por darse al querer contar una historia de forma diferente que le dejara algo a quiénes lo escuchaban. “Esto es una aventura, es un proceso. Comencé a pensar un valor agregado, trató de motivar a México y que les sirva algo a los que nos ven, de alcanzar objetivos, de alcanzar metas, de ser resilientes. El Exatlón es una metáfora de la vida, hay que adaptarse. Todos los días quiero dejar algo que se quede más allá de quién ganó”.

“Vivimos tiempos interesantes. Lo más difícil ha sido evitar la tentación de ser arrastrado por la corriente. Al final yo soy un comunicador que aprecia un buen artículo, una buena investigación, valoro mucho los libros. Hoy en día hay muchos contenidos que son para entretenerte 30 segundos, estamos en un tiempo que necesitamos generar valor, lo más difícil ha sido mantenerme creyendo en lo que creo y no caer en la tentación de hacer una historia en Instagram por likes”. Fue su opinión sobre los grandes retos que tiene la nueva tecnología y los medios de comunicación actualmente.

Antonio Rosique hace un llamado a todo el periodismo deportivo a seguir tratando de aportar emociones y no dejarse llevar por números. “Hay que tratar de contar mejores historias. Hay que pensar como contribuye a las demás personas, que lo que contemos sea algo de valor que sea algo que nos haga progresar. Prefiero a que una persona le ayude mi historia a que 10 mil reciba basura”, finalizó.

Además del ámbito personal, Antonio Rosique platicó sobre lo que significa el deporte para él, los sueños y metas que tiene en un futuro además de dejar en claro cuál, desde su perspectiva, es el evento más importante en el mundo del deporte. “Los Juegos Olímpicos son la pasión de mi vida. Son el evento más importante que existe en la tierra, quiero cumplir 80 años en unos Olímpicos. Me gustaría seguir haciendo un periodismo inspirador, me gustaría acompañar a un mexicano al Himalaya o a una mujer al Everest. Narrar una expedición en los confines del mundo”.

“Siempre hay mexicanos que no se detienen y encuentran la forma de ponerse al tú por tú ante los mejores. El tema es que han sido años complicados para el deporte mexicano, son pocos los deportistas que tienen los recursos, se cerró la llave en este sexenio. Eso les ha pegado mucho a los deportistas, si no tienes para ir a una competencia internacional cómo vas a progresar. Yo confío en que se pueda tener una actuación aceptable, si me dices cuatro medallas en Tokio sería muy aceptable. El beisbol, el taekwondo, la marcha, los clavados, el golf, pueden ser lo que nos haga sumar”, comentó sobre las posibilidades que tiene México en Tokio 2020.

Rosique invita a todo México a realizar deporte y usar las enseñanzas que deja para el día a día. “Un país que hace deporte es un país más fuerte. Un país que hace deporte tiene más cualidades, un país con cultura deportiva es un país que estará en mejores condiciones. Alguien que hace deporte está más preparado ante la adversidad. El deporte nos vuelve mejores seres humanos”, aseguró.

Para cerrar, Antonio Rosique aseguró que el deporte es una herramienta que de muchas maneras puede ayudar a la humanidad sobre todo en estos momentos de pandemia:

“El deporte me ha enseñado que dentro de nosotros tenemos mucho potencial. Estamos luchando contra uno de los enemigos más grandes de la humanidad, no se vale que no aportemos. Todos tenemos que aportar algo y contribuir para ganar ante la pandemia. Todos tenemos que abrazar el compromiso”.