El gremio de los músicos también se vio sensiblemente afectado con el paro de actividades derivado de la contingencia sanitaria por el COVID-19, lo que los tiene desesperados al no poder acceder a los apoyos planteados por las autoridades federales, estatales y municipales, por lo que piden también ser considerados, así lo señaló el subsecretario para Grupos Sociales Marginados del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Música, Teófilo García Montejano.
Señaló que desde hace días enviaron un oficio al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, y también entregaron peticiones al Gobierno del Estado y al Ayuntamiento de Aguascalientes para que los volteen a ver también porque es un gremio que se quedó prácticamente en la ruina al estar imposibilitado para tocar en plazas públicas, restaurantes, fiestas ni en ningún tipo de reunión de carácter social. “Nos quedamos sin chamba. Cerraron todos los lugares donde nosotros trabajamos y estamos en el peor de los abandonos por parte de las autoridades. Estamos guardados en casa pero la pregunta es de qué vamos a comer o a vivir”.
Destacó que si bien hay una serie de apoyos por parte de los tres niveles de Gobierno, desafortunadamente éstos aplican sólo para quienes están dados de alta en la Secretaría de Hacienda, “es un requisito para que puedan dar un apoyo, si no simplemente no existes. Somos trabajadores irregulares y no estamos pues dentro de las normas hacendarias y eso nos limita”.
García Montejano comentó que en Aguascalientes cerca de 1,800 trabajadores de la música afiliados a dicho sindicato y sus familias se vieron afectados por la pandemia del COVID-19, de los cuales 500 músicos dependen al 100% de la “tocada” y están en un problema mayúsculo, mientras que el resto tiene otras opciones al ser mecánicos, carpinteros o trabajan para alguna empresa.
Entre sus peticiones a las autoridades destacan el apoyo de despensa y canasta básica para las familias de los músicos, apoyo económico a familias con adultos mayores y menores de edad; el diseño de programas culturales con los recursos etiquetados para la producción, difusión, conservación y creación artística; apoyo médico y de medicinas para los músicos que se enfermen, entre otros.