Ante una posible reforma fiscal 2021, la Coparmex se ha pronunciado por que haya reglas justas que promuevan la competitividad internacional, para lo cual, el empresariado está presto a proponer alternativas para evitar afectaciones a la economía.
El titular de la Comisión Fiscal de este Centro Empresarial, Óscar Fabián Gutiérrez Tenorio, expresó que existe la posibilidad de que haya una reforma que tenga implicaciones para todos los contribuyentes del país, con las consecuentes afectaciones.
Por su parte el presidente estatal del Sindicato Patronal, Juan Manuel Ávila, recalcó que el crecimiento de la economía nacional y por ende, de los indicadores de bienestar, depende de reglas claras y justas para la actividad empresarial, lo que no puede suceder si se ve como enemigos a los inversionistas.
Hay interés por realizar planteamientos desde la iniciativa privada local para lograr una transición tersa hacia un sistema tributario moderno, que impulse el desarrollo y no sea obstáculo para el emprendimiento y generación de los empleos que requiere Aguascalientes y el país.
En esta sesión en línea, se contó con la participación con el titular de la Comisión Fiscal de este sindicato patronal a nivel país, Juvenal Lobato Díaz, quien criticó que el presidente de México había planteado que no iba a haber modificaciones fiscales en los primeros tres años de su gestión, ahora resulta que sí la habrá y podría ser tan drástica, como lo hizo con la prohibición del outsourcing.
En este tenor, refirió que están pendientes de resolución algunos recursos legales desde el ámbito de los derechos humanos y ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, además de los múltiples retos administrativos que enfrentan los contribuyentes, con situaciones y procedimientos no muy claros, llegando por ejemplo al extremo de señalamientos a grandes corporativos por los gastos mínimos en viáticos de algún trabajador.
Desde la Coparmex ya han realizado propuestas que incidirían en la reactivación de la economía, como la homologación del impuesto sobre la renta a las tasas de los países integrantes de la OCDE, que promedia el 24.66%; así como regresar a la deducción plena de prestaciones laborales y aportaciones a los fondos de pensión.
Se insistirá en la necesidad de ampliar la base de contribuyentes, y mejorar los mecanismos de recaudación del IEPS o el impuesto predial. De este último, señaló, podrían depender las participaciones federales que reciben los municipios; es decir, premiar la eficiencia en el cobro.