Quién anda como chivo en vidriería es Gerardo Fernández Noroña, recién electo senador de la república. Y es que el lunes pasado pegó el grito en el cielo cuando se enteró que Ricardo Monreal sería el coordinador de los diputados de Morena en la Cámara de Diputados y que Adán Augusto López sería el coordinador de los senadores del mismo partido en la cámara de senadores. La molestia de Noroña es porque supuestamente había un acuerdo en el que los que participaron como “corcholatas” buscando la candidatura a la presidencia, tendrían premios de consolación, pero de excelente nivel, si no lograban ganar la candidatura presidencial, la cual -obviamente- le tocaría al primer lugar de la encuesta que haría la Comisión de Morena entre la población para definir esa importante candidatura. Quienes quedaran en segundo y tercer lugar ocuparían las coordinaciones en el Senado y en la Cámara de Diputados. El cuarto iría al gabinete y quinto y sexto lugar una candidatura plurinominal. Y aquí es en donde la puerca torció el rabo y vino el enojo de Fernández Noroña pues el quedó en tercer lugar de la encuesta y no le dieron la coordinación en la cámara de senadores, se la dieron a Adán Augusto, que es muy amigo de López Obrador. Lo anterior molesto mucho a Noroña, quién ya es senador plurinominal -por supuesto-, pero el vividor de la política Fernández Noroña quiere más, y por ello debido al lugar que obtuvo en la encuesta, o sea el tercero, reclamó airadamente que él debía ser el coordinador en el senado y fiel a su estilo bravucón comenzó a despotricar diciendo que los compromisos se debían de cumplir pero que ahora estaban haciendo maromas para no cumplirlos. Y ya encarrerado atacó a Ricardo Monreal diciendo que tiene mala fama y aun así iría de coordinador de los diputados. Y en eso de la mala fama de Monreal – y no solo él sino toda su parentela que vive de la ubre gubernamental-tiene razón Noroña, aunque él no es una perita en dulce y también tiene una pésima fama. Es simple y sencillamente un porro que ataca y vocifera a diestra y siniestra. El haber puesto como coordinador de los senadores a Noroña hubiera sido un enorme error pues es un hombre intolerante, agresivo e irrespetuoso, solo es cuestión de recordar cómo se dirigía a Xóchitl Gálvez y a los partidos que integraban la “Coalición Fuerza y Corazón por México”, siempre con epítetos y descalificaciones groseras y agresivas. En pocas palabras Gerardo Fernández Noroña es un tipo indeseable y haberlo puesto de coordinador hubiera causado muchos problemas entre las bancadas.

Por otro lado, el jueves pasado Claudia Sheinbaum dio a conocer a los primeros 6 miembros de su gabinete, aunque días atrás ya había confirmado a Rogelio Ramírez de la O en la secretaría de Hacienda. Tres de los que fueron nombrados tienen que ver con Relaciones Exteriores. Marcelo Ebrard que fue secretario, Alicia Bárcenas que es la actual secretaria y Juan Ramón de la Fuente – por cierto, muy amigo del Dr. Guillermo Llamas Esperón- que será el próximo secretario de Relaciones Exteriores. Lo que no causó sorpresa fue que Alicia Bárcenas vaya a ser la próxima secretaria del Medio Ambiente, porque la realidad lo que ella busca es la secretaria general de las Naciones Unidas. Su paso por la CEPAL de alguna manera le ha asegurado un perfil internacionalista muy importante. Pero el problema para ella, y es paradójico, es la actual administración, su actual función como secretaria de Relaciones Exteriores. Pero sin lugar a dudas es el presidente López Obrador el que marca la pauta. Es un perfil muy etnocentrista, es decir México como centro del mundo, y lo que se necesita en Naciones Unidas es un perfil mucho más geocéntrico, el mundo como centro del mundo. Y en ese sentido para nadie es noticia ni sorpresa que el actual sexenio ha tenido un perfil muy bajo y en los últimos tiempos diríamos que un perfil muy belicoso con algunos países y con algunos funcionarios de América Latina. Paradójicamente nos habíamos acostumbrado de que al principio de su gobierno había tenido roces con España, con los europarlamentarios en Bruselas y en los últimos tiempos con varios países en América Latina. Tan es así que los tres embajadores mexicanos que fueron declarados non gratos por gobiernos como Bolivia, como Ecuador y como Perú no juegan a favor de Alicia Bárcena. Ese es uno de los elementos sin lugar a dudas que le va a pesar, sobre todo porque la diplomacia de López Obrador ha sido dogmática y no de Estado. Dogmática es decir muy ideologizada y no de Estado que es lo que se necesita y que se necesita actualmente en el mundo de la política exterior.

En el caso de Marcelo Ebrard hay que recordar que algunos de los embajadores europeos lo señalan como alguien que no actuó con rápides para sacar adelante el acuerdo global con la Unión Europea. Si usted recuerda se está de alguna manera posponiendo para el próximo sexenio, ya estaba prácticamente planchado en los últimos años, pero no salió. Marcelo Ebrard tiene un perfil no técnico. Él es un personaje que de alguna manera se ha especializado mucho en temas policiacos. Como secretario de seguridad hace ya algunos años y después relaciones exteriores, pero en realidad para llegar a la Secretaría de Economía si se necesita un perfil mucho más claro sobre los aspectos técnicos. Hay que recordar que también países como Corea del Sur se quedaron con los brazos cruzados, vestidos y alborotados porque Raquel Buenrostro llamó para hacer la primera ronda de negociación de un acuerdo comercial y no funcionó. En fin, son varios elementos que hay que tomar en cuenta. Marcelo desearía que llegara Donald Trump para negociar, pues él ya sabe cómo negociar con él. Pero hay que recordar lo que sucedió con Luis Videgaray en el sexenio de Peña Nieto, que también supuestamente sabía negociar con Jared Kushner, yerno de Donald Trump, y resultó un fiasco, no lo logró.

Sobre Ramón de la Fuente a su llegada tendrá que limpiar primero todo lo que ha dejado el actual sexenio: Problemas y confrontaciones. También tiene que limpiar el enojo que tienen muchos miembros del servicio exterior mexicano, es decir algunos embajadores que no tienen la experiencia para ocupar esos importantes puestos en varias partes de Europa y eso es lo que tendrá que hacer para empezar Juan Ramón de la Fuente.

Mañana la presidenta virtual Claudia Sheinbaum dará a conocer otros seis nombramientos de quienes serán miembros de su gabinete. La expectativa es sobre que secretarías serán las que tendrán nuevos titulares y sobre todo en quién recaerán las nominaciones. ¿Serán nuevamente 3 hombres y 3 mujeres? Interesante será conocer los perfiles y a dónde irán.