Los cambios realizados en material fiscal aplicados en la eliminación de la exención del Impuesto Sobre la Renta, para contribuyentes agropecuarios, podría ser el golpe final para decenas de pequeños productores, advirtió el presidente de la Asociación Ganadera del municipio de Asientos, Arturo González Mota.

A partir de este año y por disposición de las autoridades hacendarias, productores de agricultura, ganadería, pesca y silvicultura que tengan ingresos superiores a los 900 mil pesos dentro del periodo de ejercicio fiscal, están obligados a contribuir con el pago del ISR, lo cual sumado a las dificultades que enfrentan por el encarecimiento de insumos, así como la falta de apoyo de parte del Gobierno Federal y hasta por la sequía, ha ocasionado que se encuentren atravesando una situación compleja.

González Mota advirtió que de continuar el mismo escenario para los siguientes meses, una cantidad importante de pequeños productores estarían condenados a desaparecer finalmente.

Explicó que al menos para los ganaderos del municipio de Asientos, al ser una de las demarcaciones más vulnerables para el campo, los incrementos compensatorios registrados en precios de la carne y de la leche, únicamente han servido para que puedan subsistir sin que los productores vean realmente algún ingreso extraordinario.

De acuerdo con el presidente de los ganaderos, hasta el 15% de los productores de aquel municipio han ido desapareciendo a consecuencia de las afectaciones por la pandemia por COVID-19, así como la falta de programas para el campo.

“Está siendo más difícil para los pequeños productores que no tenemos esa estructura administrativa para hacer el pago de impuestos, la comprobación de gastos no siempre se puede hacer. Súmale que hay retrasos en las citas programadas para la firma electrónica”, concluyó.

¡Participa con tu opinión!