Ni el periodo de cuarentena, ni las disposiciones de la Nueva Normalidad ni tampoco el reducido ingreso de personas a establecimientos han logrado evitar que se registren robos tipo hormiga al por mayor, reconoció el presidente de Canaco, Humberto Martínez Guerra, quien precisó solo bastan pequeños descuidos para ser víctimas de la delincuencia.
De manera general, el sector comercial al igual que el resto de los ámbitos productivos, ha resultado severamente dañado por el surgimiento de la pandemia de coronavirus, lo cual ha dejado pérdidas millonarias que tardarán años en poder subsanarlas. Sin embargo, una vez que terminó el periodo de confinamiento y cumpliendo con estrictos protocolos de sanidad, ahora enfrentan en algunos casos problemas de inseguridad mismos que han comenzado a causar estragos económicos.
En ese sentido, la Cámara Nacional del Comercio ha exhortado a los afiliados a extremar precauciones de ser posible instalar sistemas de circuito cerrado y hasta personal de vigilancia, aunque de momento no todos los comerciantes cuentan con el recurso para implementar dichas estrategias preventivas. Finalmente, Martínez Guerra precisó que es difícil que exista un día sin que se registren robos de mercancía aunque sea en menor proporción, al final del día afecta las utilidades considerablemente, pues muchos negocios van al día.
“El robo hormiga es difícil erradicarlo, no tienen que ser grupos de personas, en ocasiones ingresan solas y aprovechan alguna distracción para llevarse algo de las tiendas. A veces también obedecen a empleados desleales, aunque son mínimos los casos”, reconoció.

¡Participa con tu opinión!