Por primera vez en su historia el Barcelona recibió 8 goles en un partido de Champions League y por tercera temporada consecutiva sufren una eliminación humillante fracasando una vez más en su objetivo de sumar un título más a su vitrina. Ahora las cosas se volvieron más graves por el marcador tan abultado que permitieron ante los bávaros, pero también porque por primera vez en 13 temporadas se quedaron sin un solo título al no levantar ni la liga ni la Copa del Rey, consumando así una temporada llena de fracasos que de inmediato tuvieron consecuencias.
Uno de los pocos jugadores que hablaron tras el partido fue el defensor Gerard Piqué, que si bien es odiado por muchos aficionados por su manera de conducirse, también es admirado por dar la cara en los momentos complicados. En entrevista post partido Piqué al borde de las lágrimas pidió disculpas a toda la afición blaugrana asegurando que siente vergüenza por lo sucedido y reiteró que no es la primera ocasión que le pasa esto al Barcelona, asegurando que el club necesita un cambio, no sólo de jugadores o director técnico sino a nivel global. Aunado a estas palabras el defensor español levantó la voz diciendo que si es uno de los que tienen que irse del club para que el Barcelona regrese a los primeros lugares, dará un paso al costado sin dudarlo.
Con 33 años Piqué es uno de los veteranos del club y aunque es una leyenda blaugrana puede ser el momento de su partida al ser superado fácilmente en muchos momentos de la temporada por delanteros jóvenes que con velocidad dejan mal parado al número tres culé que ya no tiene el mismo comportamiento que años atrás. Por otro lado, el director técnico Quique Setién fue mesurado con sus declaraciones disculpándose con la afición, pero pidiendo calma al ser cuestionado sobre su futuro, aunque es casi un hecho que no seguirá al frente del Barcelona la siguiente temporada por la manera en que fue eliminado de la competencia europea y el no tener un peso con el plantel.
Josep María Bartomeu, presidente del club, también dio algunas declaraciones extenuando las disculpas con sus aficionados y felicitando al Bayern Munich por ser superiores en la cancha. Entre las cosas más destacadas aseguró que en los próximos días vendrán decisiones importantes para el futuro del club y se rumora que incluso él podría ser destituido debido a las malas maneras de manejar al club tanto en fichajes, planeación y relación con los jugadores. Incluso se ha rumorado una posible salida de Lionel Messi de la entidad blaugrana si no hay una renovación tanto en el plantel como en la directiva, algo que parece inevitable tras la humillación que sufrió el conjunto español este viernes.