Rubén Torres Cruz
El Heraldo

Los hechos violentos registrados la noche del martes en Jalisco y Guanajuato a manos de integrantes de un grupo de la delincuencia organizada, han despertado la preocupación entre organismos de la iniciativa privada, como es la Coparmex y el CCEA, que reclamaron la implementación de una estrategia de seguridad eficiente de parte del Gobierno Federal.
El presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Raúl González Alonso, consideró que los hechos violentos en entidades vecinas son el reflejo de la desafortunada condición de seguridad en la que se encuentra una gran parte del país, a falta de acciones precisas de parte de la Federación.
Agregó que sigue siendo lamentable que los ciudadanos tengan que padecer los efectos de la inoperatividad de la 4T, sin embargo, lo anterior no significa que las familias tengan que acostumbrarse a la presencia de células de la delincuencia organizada.
Precisó que desde la iniciativa privada seguirán los señalamientos sobre aquellas acciones pendientes encaminadas a la recuperación de la estabilidad social. “El tema de pensar que nos tenemos que acostumbrar sería tanto así como claudicar en nuestra exigencia hacia el Gobierno Federal para que se implemente una estrategia que vaya encaminada a detener ese tipo de acciones”.
Por su parte, Juan Manuel Ávila Hernández, presidente de la Coparmex, expresó que los hechos de inseguridad en los estados antes mencionados, son el reflejo de la fallida estrategia de la Federación, de combatir a la delincuencia con abrazos, lo que ha generado la preocupación generalizada de la población. Por lo anterior, reclamó que se dé un giro radical y que se permita la intromisión de las fuerzas federales para combatir a la delincuencia.
“El replegar al ejército y a las fuerzas del orden a labores de construcción de operación de puertos tiene sus consecuencias. El Gobierno sigue quedando a deber y son las consecuencias de una estrategia que además se ha probado que no funciona y no hay señas de que esto vaya a mejorar”, lamentó.