Antonio Baranda
Agencia Reforma

Cd. de México, México.-Su saco era blanco, pero bien pudo ser guinda, el color de su partido Morena.

Rosa Icela Rodríguez, Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, sacó la matraca a favor del Presidente Andrés Manuel López Obrador y de la 4T antes del desfile militar.

Usó buena parte de su discurso de 10 minutos para destacar la personalidad del Mandatario y ponderar la «transformación» en el País.

Varios chiflidos se escucharon en la Plaza de la Constitución, aunque no fue claro si para reprobar las palabras de la Secretaria o porque el discurso no se escuchaba claramente en las gradas.

Ante el Jefe del Ejecutivo, Rodríguez aseveró que en diciembre de 2018 se instaló un Gobierno a la altura de los anhelos de su pueblo.

«Un Gobierno que ve a los ciudadanos y busca darles la posibilidad de tener una existencia digna y plena», señaló.

Pero después enlistó una lista de cualidades que, según dijo, tiene López Obrador y le atribuyó el «rescate» del sector salud, la búsqueda de la paz y la construcción de «grandes» obras.

«Y ¿cómo no sentirnos orgullosos del Gobierno de la Cuarta Transformación? Si la encabeza un líder social que es incansable, inteligente, trabajador, honesto, sensible, que tiene como directriz del gobierno: ‘Por el bien de todos, primero los pobres'», presumió.

«Y que en los hechos lo demuestra, cuando reconoce en la ley derechos, instala programas sociales universales para niños, jóvenes, estudiantes, mujeres, indígenas, adultos mayores, personas con discapacidad, campesinos, pescadores».

Como primera oradora del acto, la titular de la SSPC incluso se jactó del crecimiento de la popularidad del tabasqueño.

«Y es admirable cómo al paso de los meses de su Gobierno, la figura de López Obrador va creciendo hasta sumar el apoyo de más de las dos terceras partes de la población porque representa los ideales de los mexicanos», expresó.

«Y con sus acciones, están convencidos de su lucha por transformar al País, lo que también ha permitido que México recobre el respeto y la dignidad de la comunidad internacional».

Asimismo, tuvo elogios para lo que describió como gran movimiento de transformación que, aseveró la funcionaria, hoy une al pueblo de México.

«Los invito a que continuemos esta lucha histórica unidos y con optimismo. Con la confianza de que la transformación avanza firme y va a seguir consolidándose de la mano de la gente», destacó,

«Sabiendo que el combustible del cambio es el latido de miles de corazones. Este es el momento de México».

La transformación emprendida por el Gobierno de López Obrador, abundó Rodríguez, no se trata sólo de un cambio de Gobierno, sino de un auténtico cambio de régimen para terminar con los privilegios, la corrupción y la guerra.

«Somos parte de un Gobierno que busca la paz. Y que les quede claro a quienes aún están en contra del proceso de transformación: podrán criticarnos, no importa», se jactó.

«Este gran movimiento está en marcha y no se detendrá porque la transformación no es obra de un solo hombre. Es una obra cotidiana de millones de mexicanos».

La Secretaria cerró su discurso sosteniendo que el Poder Ejecutivo es un instrumento del pueblo para hacer realidad los anhelos históricos de la nación.