Obed Flores Gonzalez 
Agencia Reforma

Monterrey, México.- Reunidos en Monterrey, la unidad de los 10 Gobernadores de la Alianza Federalista, entre ellos el nuevoleonés Jaime Rodríguez, se fracturó ayer por el Mandatario de Tamaulipas, el panista Francisco García Cabeza de Vaca.

El albiazul Javier Corral, de Chihuahua, y el emecista Enrique Alfaro, de Jalisco, se deslindaron del posicionamiento del grupo que daba su “absoluto respaldo” al tamaulipeco de cara al desafuero que promueve la FGR.

En Palacio de Gobierno, el perredista Silvano Aureoles, de Michoacán, leyó un documento en el que se acusa a la Administración del Presidente Andrés Manuel López Obrador de usar a las instituciones para someter adversarios políticos.

“Defenderemos a cualquier integrante de la Alianza que sea atacado desde el poder central”, dijo Aureoles.

García Cabeza de Vaca, acusado de operación de recursos de procedencia ilícita, delincuencia organizada y defraudación fiscal equiparada, no tomó la palabra en la conferencia de prensa.

En el posicionamiento, además, los Gobernadores aceptan la invitación de López Obrador a mantener a los Gobiernos ajenos al proceso electoral, pero advierten que el llamado debe ser ante la autoridad electoral que critica el Presidente.

“El Bronco” también criticó la convocatoria de López Obrador, acusando una actitud de confrontación.

Aunque en el texto aparece la defensa de García Cabeza de Vaca y la firma de los 10 Gobernadores, Corral dejó molesto el encuentro por el planteamiento y no participó en la rueda de prensa.

A su vez, Enrique Ibarra, representante enviado por Alfaro, hizo notar su inconformidad porque el tema no había sido discutido.

Por la tarde, Alfaro dijo, a través de sus redes sociales, que el apoyo a García Cabeza de Vaca fue una postura de algunos Gobernadores, pero que no forma parte de la agenda consensuada.