Cuando llegó la pandemia en 2020, existió la creencia de que las cadenas de cine terminarían desapareciendo, otorgando su lugar a las plataformas de streaming por su accesibilidad y costo de oportunidad… pero la realidad actual es muy distinta; sí hay una competencia y aún existe ese riesgo, pero el cine puede mantener su existencia si explora otras estrategias.

Mientras vencíamos al coronavirus, las salas de cine ofrecieron su renta para jugar videojuegos, reuniones laborales y graduaciones… pero ahora que la competencia está contra Netflix y otras, se han vuelto el escenario para el reestreno de ciertas películas que marcaron una época, consiguiendo una recaudación mayor… ¡qué ciertas producciones actuales!

En Estados Unidos, en conmemoración al centésimo aniversario de Columbia Pictures, relanzaron por tiempo limitado las películas de Spider-Man: las tres de Tobey Maguire, las dos de Andrew Garfield y las tres de Tom Holland. Y aunque no recaudaron lo mismo que en su época respectiva, casi igualaron con cintas que habían salido recientemente, unas más que otras, pero evidenciando la nostalgia como estrategia de venta.

Otro caso similar fue con Star Wars: La Amenaza Fantasma, donde México también fue partícipe en su reestreno, una película que en su momento fue duramente criticada por el personaje de Jar Jar Binks y su desemejanza a la trilogía original, pero veinticinco años después es aceptada (probablemente) por el público que creció con ella, convirtiéndose en “uno de los reestrenos más grandes en Estados Unidos”, según Cinescape.

Lo curioso es que, en ambos casos, las películas mencionadas se pueden ver desde casa gracias al streaming, y aun así la gente decidió salir para verlas en la pantalla grande… ¿Qué estará tratando de enseñarnos esta situación?

Si comparamos el precio de una plataforma de streaming con un boleto de cine, la diferencia es muy notoria; en el primer elemento se invierte una cantidad relativamente baja para tener acceso a una cantidad considerable de películas y series por treinta días; mientras que en la segunda representa una cantidad relativamente alta para UNA sola exhibición de dos a tres horas.

Entonces no es que el cine sea mejor que el streaming ni viceversa, sino que cada uno tiene su valor y su mercado, pueden subsistir como rivales ante los gustos de la audiencia y las situaciones que vivan, cada uno puede evolucionar a su manera para seguir siendo atractivos.

Sitio web: www.molonetmx.com

Facebook, Instagram y X: @molonetmx

LinkedIn: Hugo Morales Lozano