Leticia Acuña Medina
El Heraldo

Sin duda, la donación de órganos, es la muestra de amor más grande que puede darse al prójimo, no obstante, mitos, apatía y desinformación, frenan estos actos de generosidad.
Tenemos que crear conciencia entre la población sobre la importancia de mejorar la calidad de vida de los enfermos, incluso de prolongar su vida, de acuerdo al órgano de que se trate; cuando una persona es declarada con muerte cerebral, fallece en un accidente o por otra causa, sus órganos son vitales para alguien más.
Las córneas pueden encender los ojos apagados; deberían aprovecharse con ese fin, en vez de desintegrarse bajo la tierra o convertirse en cenizas.
Aguascalientes cuenta con un Banco de Ojos y Tejidos, fundado en 1991 y un Banco de Huesos, que data del 2002.
A le fecha se han procurado más de cinco mil córneas, que mediante cirugía de trasplante, han regresado la vista a igual número de personas, es decir que gracias al altruismo de quienes autorizan la donación y la participación del equipo médico y demás personal de apoyo, las personas beneficiadas ya tienen la fortuna, de ver colores, a sus familiares y amigos, de moverse libremente en su entorno.
Un trasplante de córnea a nivel privado puede costar alrededor de 50 mil pesos y en el Banco de Ojos, 23 mil pesos, cantidad que permite cubrir gastos del quirófano, medios de conservación y otros; sólo es una una cuota de recuperación, para mantener el servicio y poder seguir apoyando a otras personas.
Si el paciente carece de recursos, se cuenta con el apoyo de las Fundaciones Slim y AlEn que aportan las cuotas, por lo que se atiende a todo el que lo necesita.
En esta Institución sin fines de lucro, se han trasplantado corneas a niños de ocho años de edad, hasta personas de 90; se ubica en López Mateos, Oriente, 1808, teléfono 449 9702831; participa el Colegio de Oftalmólogos, el Club Rotario y la Cruz Roja.
También se da servicio de Rehabilitación Visual, y hay un Banco de Sangre.

Falso que se extirpen los ojos al difunto
· La córnea se sustituye con una prótesis plástica
· No todos son candidatos a trasplante, ni todos pueden donar

El Banco de Ojos, tiene capacidad para atender la demanda estatal y cuando hay remanentes, se envían a diversos hospitales del país; somos afortunados, porque en el país, de acuerdo al Registro Nacional de Trasplantes, hay una lista de de 5,500 personas, que esperan con ansias una córnea.
Son candidatos, quienes presentan patologías oculares, como queratocono (adelgazamiento de la córnea); leucoma, caracterizado por la formación de un tejido opaco, que se cambia por una córnea transparente.
El oftalmólogo es el que determina a los pacientes que serán trasplantados y es fundamental que en el fondo de su ojo, reciba luz.
La coordinadora de Procuración de Córneas, Gloria Duarte Delgadillo, explicó que cuando les avisan de los hospitales, de un fallecimiento, se trasladan a platicar con los familiares del difunto, para ver la posibilidad de que donen las córneas, siempre y cuando el médico tratante del finado, confirme que sea apto para ello.
Los familiares deben aprobar el llamado Consentimiento Informado; entonces el cuerpo es llevado por la Funeraria, al Banco de Ojos, para realizar el procedimiento respectivo.
Debido a la pandemia, se redujo el porcentaje de candidatos a donar, ya que los que fallecen por COVID, entre otras enfermedades, no son considerados para ello.
Precisó que empezaron a trabajar en la calle Primo Verdad, otrora sede de la Cruz Roja.
Así mismo, mencionó que los principales obstáculos para la donación, son la religión y la desinformación, hay gente que todavía tiene la idea de que el tejido se vende, lo cual es totalmente falso, ya que así como lo donan gratuitamente los familiares del difunto, también se regala la córnea al que la necesite, para que sus ojos vuelvan a ver.
También hay negativa, ante la errónea creencia de que les extraen los ojos, por lo que se les explica que la córnea es como un lente de contacto; el ojito queda completamente en su lugar, se coloca una prótesis plástica para simular el tejido corneal extraído y así la cara del finado no pierde su fisonomía.
“En el cielo, saben que los necesitamos aquí; se desprende el alma, de acuerdo a las creencias de la gente; y antes de que el cuerpo se vaya a la tierra, y se descomponga o su destino sea la lumbre (cuando se recurre a la cremación), hay que rescatar los órganos que puedan trasplantarse, ya que son invaluables para muchos enfermos”, agregó.

Una virgen con glaucoma
· Las córneas se conservan a ocho grados
· Huesos disponibles, para consolidar fracturas

La visita de EL HERALDO, al Banco de Ojos, comenzó en Recepción, a donde acuden por vez primera los pacientes, para hacer cita y poder pasar a los Consultorios, donde son valorados; vimos a un paciente con estrabismo y problemas de retina, atendido por el Dr. Sergio Martínez Oropeza.
Encontramos a personas, a quienes en ese momento, le medían la agudeza visual, ya que también hay servicio de Optometría.
Conocimos el área donde se conservan las córneas en refrigeración, a ocho grados centígrados, como paso previo a liberarse para ser trasplantadas.
Observamos paquetes de huesos, de diferentes tamaños, necesario para consolidar fracturas; el traumatólogo determina la cantidad requerida.
El Área de Selle, se esteriliza todo lo necesario para las cirugías que se realizan en el quirófano del propio Banco.
Se hacen Tomografías de Coherencia Óptica, y Angiografías para examinar el flujo sanguíneo en la retina; estos estudios complementan el expediente del paciente.
En la Capilla se encuentra una Virgen, y aunque usted no lo crea, tiene estrabismo, glaucoma y ectropion; claro que estos padecimientos se interpretan por lo que reflejan los ojos de la estatua; se trata de un defecto de fabricación, pero la Virgen no se ha restaurado, porque es una pieza emblemática de la institución. La donaron los veteranos de la Cruz Roja.
Gloria hizo un llamado a la sociedad, a dar oportunidad a que más personas, recuperen la vista; hay quienes sufren mucho en espera de una córnea, de un órgano y por la misma sangre que salva vidas, repuso.

¡Participa con tu opinión!