Prof. Flaviano Jiménez Jiménez

En las dos anteriores administraciones del Gobierno Estatal y del Instituto de Educación de Aguascalientes (IEA) empezaron a llegar recursos de manera electrónica, con una serie de números de envío; estos recursos llegaron, primero, directamente al IEA y luego a finanzas del estado, a petición del Gobierno Estatal. Su origen era indescifrable; en cambio era claro el etiquetado: “Para el fortalecimiento educativo” y, también, se indicaba que el Partido del Trabajo (PT) indicaría en qué rubros de la educación se aplicarían estos recursos. Los envíos anuales fluctuaban entre 40 y 20 millones de pesos.

Como no eran parte del presupuesto que se autoriza al IEA y no había claridad en su origen, se optó por no utilizar el dinero, toda vez que la Secretaría de Educación tampoco reconoció haber enviado ese recurso. Entonces aparece el dirigente estatal del Partido del Trabajo, ante las máximas autoridades del estado y del IEA, manifestando que “ese recurso era federal” y que está destinado para construir centros de Desarrollo Infantil (CENDI’s) en el estado, vía PT. Funcionarios intermedios aclaran al dirigente partidista que primero se tiene que clarificar el origen y el destino del dinero; y, después, para construir un CENDI hay normas técnicas a las que se debe sujetar invariablemente ysi es recurso federal (como lo manifiesta el petista) y el terreno donde se haga la construcción, es estatal o municipal, entonces el CENDI o los CENDI´s que se edifiquen serían públicas y oficiales.

El dirigente del PT se molestó ante la postura de los funcionarios menores y optó por “gestionar”, en adelante, con las máximas autoridades la construcción de los CENDI’s. De esta manera se construyeron Centros de Desarrollo Infantil en San José de Gracia, Calvillo y Aguascalientes. Las construcciones sí se sujetaron a las normas técnicas establecidas; y por las “negociaciones” cupulares, los CENDI’s del PT se autorizaron como instituciones particulares; cobrándose a los niños que asisten a sus servicios. En los últimos años, el Partido del Trabajo local ha intentado (con el mismo tipo de recursos) construir una preparatoria, pero como nadie dice saber dónde quedó el dinero para este plantel, entonces la preparatoria (particular también) está funcionando en instalaciones del sistema público estatal, con autorización oficial; incluso hubo años en que se les destinaban autobuses, pagados oficialmente, para el servicio de los estudiantes del plantel.

Esta situación no es privativa de Aguascalientes, en la mayoría de los estados del país sucede lo mismo; hay escuelas particulares del PT en terrenos municipales y estatales y construidos de la manera descrita. Durango dispone de una cadena impresionante de instituciones desde educación inicial hasta la educación superior del PT. En Aguascalientes llegaron recursos, de esta naturaleza, a finanzas del estado por más de 12 años y ésta dependencia entregaba el dinero a familiares de los dirigentes políticos para su uso. Los tres CENDI’s de la entidad no justifican la enorme cantidad de recursos que llegaron a las arcas del estado.

Evidentemente, en esto hay muchas partes involucradas; es bueno que se esclarezcan las cosas y que se actúe conforme a derecho. Y no estaría mal que después de las investigaciones exhaustivas, al respecto, las instituciones dejen de ser negocios particulares y que se conviertan en instalaciones públicas, en las que  no se cobre a los usuarios. La educación inicial es el nivel que tiene gran déficit de instalaciones, los CENDI’s en comento serían una buena solución para los infantes.

Investigados los CENDI’s del PT, también se deberían investigar los colegios particulares que se construyeron, en el mismo periodo, en terrenos del municipio de Aguascalientes y, éstos sí, con recursos del Instituto de Educación; los cuales están funcionando y cobrando con disfraz de comodato por 99 años. Hay autoridades facultadas para hacer estas investigaciones.