Con el apoyo de estudiantes de psicología y la asesoría de catedráticos universitarios, se brinda atención a 25 personas que han recuperado su libertad, tras haber permanecido por un tiempo privados de su libertad en los centros de Reinserción Social del estado.
El secretario de Seguridad Pública del Estado, Porfirio Sánchez Muñoz, dio a conocer que este trabajo de colaboración se lleva a través de la Unidad de Medidas Cautelares y Salidas Alternas de la Dirección de Reinserción Social, tras un convenio con dicha universidad, para que sus estudiantes puedan brindar este servicio.
Aunado a esto, se tiene también el apoyo de 40 empresas que ofrecen oportunidades de empleo a fin de que puedan obtener recursos de manera lícita quienes han logrado su libertad tras purgar una pena, “se realiza un trabajo integral entre varias áreas para evaluar el avance que tienen durante su reinserción”, comentó.
Así pues, el trabajo que se realiza es multidisciplinario de tratamiento post penitenciario, en el cual, las personas privadas de su libertad, tras cumplir con una sentencia, accedan a oportunidades de empleo, apoyos psicológicos o sociales, a fin de que puedan alcanzar una exitosa reinserción social.
De esta manera, es que se ha intensificado el esfuerzo para que las personas que obtienen su libertad, tras concluir su sentencia, reciban el apoyo de la institución, mediante un programa postpenitenciario, que les brinda la oportunidad de conseguir un empleo de acuerdo a su perfil, con lo cual podrán llevar una vida digna y honrada.
Sánchez Muñoz recordó que el convenio de colaboración con la Universidad Villa Asunción data del 2019, institución con la que se ayuda a que quienes recuperan su libertad, vuelvan a unir los lazos que se pudieron debilitar durante su estancia en el Cereso, y es que, si bien la mayoría reciben visitas y mantienen contacto con sus familias, ante el hecho de estar aislados en un centro penitenciario por varios meses o años, hay quienes se llegan a tardar en adaptarse a su nueva realidad.