Daniela Perales Bosque

El gusto y la ponderación por la protección de los animales ha ido creciendo y esto ha sido un cambio que he logrado ver transformarse conforme pasa el tiempo. Recuerdo que, para aquellos donde nacimos en familias en las que era común tener mascotas, normalizamos esta convivencia de una mascota dentro de la familia, donde claramente se le tomaba cariño y convivimos el tiempo que duró aquella mascota, sin embargo, no era muy transcendente el tema de su protección o derechos, sino simplemente acogías a una mascota en casa y tratabas de darle una buena vida.

Actualmente, me parece este tema muy evolucionado, existe una alta tendencia en favor de los animales y podemos verla en grupos que se dedican a la protección de animales que denuncian a otros que causan daños, tal es el caso del reciente escándalo sobre la organización Black Jaguar White Tiger, donde Arturo Islas se encargó de hacer viral las condiciones precarias en que se tenían a los animales, logrando que la PROFEPA comenzaran a tomar cartas en el asunto.

La inclusión de los animales ha generado diversos debates que fomentan el cuidado, pero sobre todo el respeto de la especie, legislaciones en México como la Ley de Protección Ambiental para el Estado de Aguascalientes, la Ley General del Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente, la Ley General de Vida Silvestre, la Ley Federal de Sanidad Animal, las Normas Oficiales Mexicanas y las Normas Zoológicas, todas ellas encaminadas al mismo fin. Sin embargo, aun con la existencia de estas leyes, siguen existiendo diversos conflictos sobre la protección de los animales, que si debemos dejar de consumir carne, que si todo debe hacerse “pet friendly”, incluso el tema de las corridas de Toros y su prohibición en la Plaza México, entonces quizás no se ha cumplido el objetivo que tenían los legisladores. ¿Será entonces un problema cultural este tema del respeto animal?

Esta tendencia pro animal y la normalización en aspectos más cercanos y comunes seguirá sin duda creciendo, la gente comienza a preferir perros en vez de hijos, hoteles donde puedes dormir a la mascota en tu cuarto, una cantidad de restaurantes que permiten la entrada de mascotas y no se diga la tienda Liverpool que cuenta con carriolas para que lleves a tus perros. ¿Puede ser que esta tendencia también hable de aquella exclusividad de la que tanto escuchamos en los medios y en las escuelas?

Finalmente, me gustaría reflexionar que es importante el desarrollo de los organismos y las leyes que fomenten su protección, pero sobre todo el esfuerzo por hacer cumplir estas leyes, ya que son una especie dentro de nuestro ecosistema y merece respeto. Sin embargo, también aprendamos a distinguir que los animales no son sujetos de derechos como lo son los humanos y es por ello que nuestra especie debe ser aún la prioridad.