Oscar Uscanga
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-En medio del luto por la muerte de dos mujeres en una volcadura mientras eran llevadas a votar en la consulta de revocación de mandato presidencial del pasado domingo, las familias y pobladores del Ejido Nueva Victoria, comunidad de San Fernando, en Chiapas, revelaron que los presionaron para ir, que los amenazaron con quitarles el programa Sembrando Vida y que, a cambio, les regalaron 30 pollos.
Ahora piden justicia, porque los otros 13 heridos en el accidente están sin medicamentos, una niña de año y medio pelea aún por su vida en el hospital y dos familias que se quedaron sin sus madres quieren una indemnización y un entierro dignos.
Ayer, integrantes de la comunidad retuvieron a un funcionario municipal de San Fernando, junto con una camioneta, y advirtieron que no será liberado hasta que el Alcalde Antonio Castillejos, del PVEM, se presente en el lugar.
«Así como fue bueno para venir por la gente a las siete de la mañana, también que sea para dar la cara», exigió uno de los pobladores en un video.
Contaron que la camioneta en la que los pobladores eran transportados a votar es del Ayuntamiento y que la semana previa a la consulta fue el funcionario municipal Iván López Aquino quien los amenazó en una junta con quitarles Sembrando Vida si no acudían a la casilla.
«Muchos tuvieron miedo porque dependen del apoyo».
Y ese día, el chofer que llegó por ellos en la camioneta de redilas iba aún alcoholizado.
«El conductor tomó un día antes o iba todavía tomado», contó otro poblador.

¡Participa con tu opinión!