Carlos Reyes Sahagún

Teatro… Del lat. theātrum, y este del gr. θέατρον théatron, de θεᾶσθαι theâsthai ‘mirar’. Entre las acepciones que ofrece el diccionario de la Real Academia Española, las que me interesa destacar ahora son las dos primeras… “1. m. Edificio o sitio destinado a la representación de obras dramáticas o a otros espectáculos públicos propios de la escena. 2. m. Sitio o lugar en que se realiza una acción ante espectadores o participantes”.

En su Historia de la Arquitectura, Jonathan Glancey afirma que los teatros eran un elemento común en el equipamiento de las ciudades griegas, y respondía a la aspiración ciudadana de cultivo del espíritu.

Quizá fue entonces cuando comenzó a desarrollarse esta visión, que se constituyó de manera independiente del deseo de defenderse y/o rendir culto a las deidades, que dieron origen a este tipo de arquitectura en culturas anteriores.

Entonces, tendré el atrevimiento de afirmar que al lado de la arquitectura sacra y defensiva, surgió la arquitectura lúdica, o con propósitos claramente lúdicos

Estoy refiriéndome al Teatro de Aguascalientes, en su 30 aniversario, dado que abrió sus puertas el viernes 16 de agosto de 1991, con el espectáculo Antología de la zarzuela, a la que siguió, días después, “Las estrellas de la ópera de Kiev”, ambos espectáculos presentes en el XIX Festival Internacional Cervantino. La construcción del inmueble, según un dato aportado por Lucy Germez (El Heraldo, 15 de agosto de 1991), habría sido de “más de $23 mil millones de pesos”.

En rigor prácticamente durante todo aquel mes de agosto se estuvo promoviendo el nuevo espacio artístico, con la publicación de entrevistas, fotografías, comentarios. El 9 de agosto, por ejemplo, El Heraldo publicó una nota de Lucy Germez Figueroa, sobre una rueda de prensa que ofreció en la Sala Manuel M. Ponce de la Casa de la Cultura el director del Instituto Cultural de Aguascalientes, el sociólogo Jesús Gómez Serrano, quien aparte de ponderar las cualidades del espacio, anunció algunos espectáculos que se presentarían hasta fin de año, el Teatro Negro de Praga, la XII Muestra Nacional de Teatro, el espectáculo para niños jóvenes de La Columna de Aguascalientes “Las glorias de Posada”, una presentación del dramaturgo Emilio Carballido, etc.

La primera obra de teatro, digamos comercial, que se presentó tuvo lugar el 21 de agosto. “Hoy contigo, mañana también”, una “divertida comedia” en la que participaba “la pareja del momento”, Edith González y Eduardo Yáñez, acompañados de Sebastián Ligarde, Saúl Lizaso y Lourdes Deschamps, todos ellos dirigidos por José Solé, uno de los directores de teatro más prestigiados de la época.

Me llama la atención el hecho de que una de las preocupaciones surgidas en torno a la nueva instalación era el transporte. A propósito de esto, Gómez Serrano señaló que el tema rebasaba su competencia y en todo caso tocaría a la Comisión de Seguridad y Vialidad, y la Dirección de Transporte Público de la Secretaría de Planeación y Desarrollo Estatal acordar “con los concesionarios de ese servicio para que destinen varias unidades para el regreso a sus hogares de quienes acudan a ese lugar, como ya sucede en otras actividades masivas, por ejemplo los encuentros de beisbol y box”.

Igual que en el beis… Salvo por un par de cosas: los públicos que asisten a unos y otro espacios no son los mismos, y en todo caso, dado el gran estacionamiento del teatro, era más probable que la clientela de éste se desplazara en automotor. Señalo este asunto del transporte en función de la aparente inexistencia de rutas en esa zona de la ciudad.

La crónica del espectáculo de apertura es, por decir lo menos, gozosa: “la sala de arte contempla una distinción admirable que lo coloca realmente entre las mejores salas de teatro del país, y ello es una satisfacción para todos, se une la alegría de quienes contribuyen en su edificación y también de quienes a partir de hoy participen del desarrollo artístico que se lleve a efecto en este lugar”, (El Heraldo, 18 de agosto). Luego fíjese en qué pone el acento quien redactó la nota: “afortunadamente se pudo apreciar que en el acto de apertura no tuvo una orientación elitista y ello permite establecer la confianza de que es una sala de teatro que los aguascalentenses amigablemente comparten … Hubo quienes se distinguieron en su vestimenta más que otros, sin embargo ello no fue motivo de preocupación, se formó un público de gran distinción, magnífico, interesado en apreciar el espléndido nacimiento del Teatro Aguascalientes”.

Luego de un recuento del espectáculo, uno de los integrantes de la compañía de José Tamayo Rivas, “felicitó a los aguascalentenses por este nuevo Teatro. ‘Que sirva a la ciudad para unir los lazos de amistad y de cultura’”. Por su parte, el cronista terminó su nota deseando “larga vida a este nuevo teatro”.

A esa primera representación acudió, con la representación presidencial, el presidente del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, Víctor Flores Olea. Como se recordará, la inauguración propiamente dicha ocurrió hasta octubre, y quizá no tuvo lugar en esta fecha de agosto porque justo el domingo 18 de agosto tuvieron lugar las elecciones intermedias del mandato del presidente Carlos Salinas de Gortari. Entonces digamos que estaba bastante concentrado en este tema como para distraerse con un teatro de provincia. (Felicitaciones, ampliaciones para esta columna, sugerencias y hasta quejas, diríjalas a carlos.cronista.aguascalientes@gmail.com).