El domingo pasado, el diario estadounidense The Wall Street Journal publicó que, contrario a lo que ha insistido en varias ocasiones el presidente López Obrador, no se retirará del cargo, sino que dirigirá al país tras bastidores. El trabajo editorial está firmado por José de Córdoba y se llama «López Obrador emprenderá lo que llama una gira del adiós». Los fines de semana encabeza mítines en los que sus seguidores compran muñecos de recuerdo de su imagen, ondean pancartas y corean su nombre. Hay quien dice que “quien mucho se despide, pocas ganas tiene de irse”. Y surge la pregunta, hecha por el trabajo editorial de The Wall Street Journal: ¿AMLO gobernará el país tras bambalinas? Además, añade que la habilidad de López Obrador para conseguir apoyo preocupa a inversionistas y opositores. Temen que no se trate de eventos para pasar el mando a su sucesora Claudia Sheinbaum, sino de preparar el terreno para gobernar el país detrás de la escena. Y pregunta otra vez: ¿AMLO prepara la agenda de Claudia Sheinbaum? Por ese motivo, dice el periódico The Wall Street Journal: “Al parecer López Obrador está estableciendo la agenda inicial de Claudia Sheinbaum. El camino por delante para México está nublado”. Es lo que dice un ejecutivo de Mercados Emergentes refiriéndose a la posible concentración de poder. Además, Claudia Sheinbaum se comprometió a apoyar los cambios constitucionales propuestos por López Obrador, lo que causa preocupaciones sobre un resurgimiento del gobierno de partido único, como ocurrió con el PRI, que gobernó 71 años hasta el año 2000. Es lo que dice a grandes rasgos el fin de semana pasado el periódico The Wall Street Journal.

¿Y qué dijo el presidente de la república ante esto que se publicó con ese impacto en el diario estadounidense?

-“Este periodismo serio puede ser el que se diga en un editorial del Wall Street Journal, que yo voy a seguir siendo el poder detrás del trono. Esa es una falta de respeto a Claudia, a las mujeres. Un desconocimiento completo de lo que somos, de nuestras convicciones, de nuestros ideales. Pero, ¿cómo se entera The Wall Street Journal sobre los directivos, sobre lo que pasa en México? ¡Pues escuchando a Krauze, a Castañeda o a Aguilar Camín! ¡Entonces están completamente equivocados! Ahora sí que vuelan, inventan”.

Lo anterior lo dijo el presidente, molesto por lo publicado en The Wall Street Journal, que hace un llamado de atención por el nerviosismo que ha generado en los mercados el hecho de que el propio presidente de la república esté buscando prolongar su mandato tras bambalinas.

Por cierto, en referencia a lo anterior, mujeres empresarias le pidieron a Claudia Sheinbaum pintar su raya con respecto a López Obrador. Por ejemplo, Marina García, del Consejo Coordinador de Mujeres Empresarias de Jalisco, consideró que Claudia tiene una responsabilidad muy grande y debería marcar su línea. Lourdes Cazares, de la Cámara de Joyería Jalisco, dijo que espera que la presidenta electa demuestre capacidad de liderazgo y no se limite a seguir las órdenes de Andrés Manuel López Obrador. Otra opinión fue de Beatriz Mora, de la Comisión de Mujeres de Industriales Jalisco, quien señaló que el presidente debía aceptar que su periodo está terminando y permitir que Claudia haga su propia historia.

¿Qué contestó a todo lo anterior la próxima presidenta de la república? Ella dijo que su gobierno NO va a pintar raya con respecto a Andrés Manuel López Obrador. Al contrario, se compromete a guardar su legado y que un distanciamiento con Andrés Manuel López Obrador sería traicionar al pueblo de México. Sería pintar la raya con el pueblo de México… ¡nunca! ¡Con el pueblo todo, sin el pueblo nada! ¡Y de aquí en adelante vamos a guardar el legado del presidente Andrés Manuel López Obrador!

La semana pasada le comentaba en este mismo espacio precisamente sobre esto, sobre la posibilidad muy real de que Andrés Manuel fuera a seguir siendo el poder tras el trono en el sexenio de Claudia Sheinbaum, y con las declaraciones de Claudia Sheinbaum de lunes no queda duda de que así será. El presidente trata de guardar las apariencias y dice que eso sería faltarle el respeto a Claudia, y Claudia dice que su gobierno no va a pintar raya con respecto a Andrés Manuel López Obrador. Más claro ni el agua. Y aquí sí como dice el refrán: “El que avisa no es traidor”, y Sheinbaum está avisando, entre líneas, que no contradecirá ni desoirá las “sugerencias” del actual mandatario. Algo que ya era de esperarse. Por algo el Peje se inclinó por Sheinbaum para candidata a la presidencia y no, por ejemplo, por Ebrard, pues sabía que a Marcelo no iba a poder manejarlo ni mucho menos someterlo para que fuera sólo un parapeto en la presidencia de la república y él, Andrés Manuel, seguir teniendo el control total del país.

Por eso Andrés Manuel está muy contento porque las reformas constitucionales que ha propuesto van viento en popa en proceso de aprobación. El presidente está a punto de tener al país en un puño, en todos los sentidos, y por ningún motivo va a renunciar al poder total luego de tantos años de luchar por lograrlo y que para ello doblegó a los partidos políticos otrora poderosos, que el pueblo suponía invencibles. ¿Quién iba a pensar que acabaría con el PRI? Y que al PAN lo reduciría a su menor exponente. Y que al PRD, partido en donde él mismo militó y que lo impulsó a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, lo desaparecería del mapa político. Hoy, con todo ese poder político que tiene, ¿alguien cree que en verdad se retirará de la política y se irá a “La Chingada”, su rancho ubicado en la entrada de Palenque, Chiapas, pegadito al estado de Tabasco? ¡Claro que no! López Obrador es un zoonpolitikon que desayuna, come y cena política. Su estado natural es la práctica de la política en todos sus sentidos. Por eso sería muy difícil que se separe de lo que desde su lejana juventud fue su proyecto de vida hasta alcanzar el cargo máximo del sistema político mexicano. Ya probó las mieles del poder seis años, los cuales no le han sido suficientes. Tiene el poder total en sus manos y la aprobación de millones de mexicanos, y ahora no los va a dejar de lado. Veremos su accionar en los próximos seis años.