CDMX.- Kim Kardashian se quedará con la mansión de casi mil 400 metros cuadrados que compartía con su futura ex pareja, el cantante Kanye West, de quien se está divorciando.
De acuerdo con TMZ, Kardashian y West adquirieron el inmueble, ubicado en Hidden Hills, California, en 2014 por 20 millones de dólares, y le invirtieron otros 20 millones en una renovación masiva.
La decisión de que la estrella de Keeping Up With the Kardashians sea la dueña, permitirá que los cuatro hijos que comparte con el famoso, North, Saint, Chicago y Psalm, permanezcan en el único hogar que han conocido hasta ahora.
Kardashian ha dicho previamente que adora su hogar y se sabe que tiene a la mayoría de los miembros de su familia cerca, en la misma cuadra en la que se encuentra la casa.
Por su parte West vivirá ahora, al parecer, en un rancho que compró en el 2019 en Wyoming, el cual tiene poco más de 3 mil 600 hectáreas de longitud. (Staff/Agencia Reforma)