José de Jesús López de Lara

Durante el transcurso del sábado, la Fiscalía Especializada en Desaparición y No Localización de Personas de la FGE, localizó una fosa clandestina en el municipio de Calvillo y logró recuperar una osamenta humana enterrada a unos 2 metros de profundidad.
En el operativo se contó con la participación del Grupo Canino K9 de la Policía Estatal de Hidalgo, que es considerado como uno de los más experimentados a nivel nacional en la búsqueda de narcofosas y de tumbas clandestinas.
El hallazgo se realizó en cumplimiento a una orden de cateo girada por el juez de Control y Juicio Oral del Segundo Partido Judicial con sede en el municipio de Calvillo, con base en una carpeta de investigación que fue integrada desde hace más de 6 meses por la Fiscalía General del Estado por la desaparición de una persona.
Trabajos de inteligencia por parte de agentes de la Fiscalía Especializada en Desaparición y No Localización de Personas, permitieron ubicar en el municipio de Calvillo un predio que se encuentra en las inmediaciones del Camino Real, paralelo al Blvd. Adolfo López Mateos, en la colonia El Chilarillo del municipio de Calvillo.
Fue el sábado a las 07:00 de la mañana, cuando arribaron al predio de más de una hectárea de extensión, agentes de la Fiscalía Especializada en Desaparición y No Localización de Personas de la FGE, encabezados por el fiscal especializado Gabriel Mercado y el comisario general de la PME Juan Muro Díaz.
También acudieron agentes del Grupo Homicidios y del Grupo Exterior “Calvillo” de la PME, peritos criminalistas de la Dirección de Investigación Pericial, agentes de la Unidad Canina K9 de la Policía Estatal de Hidalgo, personal de Protección Civil del Estado, policías estatales de Aguascalientes y policías preventivos de Calvillo y agentes de la Guardia Nacional que brindaron protección perimetral.
En las labores de búsqueda de una posible fosa clandestina participaron activamente los binomios caninos de la Fiscalía General del Estado y de la Policía Estatal de Hidalgo, Kiara y Bast, respectivamente.
Luego de un trabajo de 9 horas, fue el canino Bast quien realizó el marcaje insistente en una zona cercana a un depósito de agua de una ladrillera ubicada en ese predio, por lo que las labores de búsqueda se concentraron en ese lugar.
Cabe destacar que debido a las condiciones del terreno, la Secretaría de Seguridad Pública de Calvillo aportó una máquina retroexcavadora para realizar dichos trabajos. Fue así que más tarde, a una profundidad de aproximadamente 2 metros, se realizó la localización de una osamenta humana.
Los restos óseos fueron trasladados por los peritos criminalistas a la Dirección de Investigación Pericial, a fin de iniciar con los estudios científicos correspondientes al análisis e identificación de la víctima y establecer si se trata de una de las personas que están en la base de datos de la FGE como desaparecidas. Cabe destacar que por estos hechos, hasta el momento no se tienen sospechosos detenidos.