Renata Tarragona
Agencia Reforma

En Ciudad de México, tres de cada 10 ventas de bacalao durante la temporada navideña corresponden a especies de tiburón en peligro de extinción o amenazadas, señaló la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN).

Y es que según el estudio «GatoXLiebre: bacalao» de la organización Oceana, a 2019, un total de 57 muestras tomadas en la Capital fueron comercializadas como bacalao, cuando en realidad eran ocho especies distintas de tiburón: zorro, sedoso, toro, puntas negras, coralino, martillo, cazón bironche y cazón dientón.

«El que no tengamos una norma de trazabilidad facilita este tipo de fraude. Como consumidores no contamos con la información necesaria, desconocemos el origen de los pescados y mariscos que comemos. Esto daña gravemente la salud de los mares y altera el equilibrio de los ecosistemas marinos», enfatizó Mariana Aziz, directora de Transparencia en Oceana en México.

Entre los principales puntos de distribución donde se detectó la sustitución de bacalao están pescaderías, con 55 por ciento; restaurantes, con 40 por ciento, y supermercados, con 4.5 por ciento, según el informe.

El fraude tiene consecuencia no sólo en suplantar el producto, sino en el precio, pues se dieron casos en que la venta del supuesto bacalao tenía un costo de 290 pesos el kilo, pero se reveló que se trataba de raya, especie cuyo precio promedio es de 80 pesos.

«Oceana hace un llamado a Octavio Almada, titular de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca), para que apruebe la norma de trazabilidad de pescados y mariscos para su rastreo», señaló Aziz.

De aprobarse la norma, se generarían nuevas oportunidades de exportación para pescadores artesanales que podrían vender su producto a mercados internacionales y mejorar sus condiciones de vida e ingreso.

Este año, la organización emprendió un nuevo estudio, mediante el cual se involucraron a 100 voluntarios para analizar muestras de bacalao en distintos establecimientos de CDMX, cuyos resultados se darán a conocer en 2022 bajo el nombre de Ciencia Ciudadana.

¡Participa con tu opinión!