Una familia originaria del municipio de Calvillo fue víctima de una extorsión telefónica, la cual fue frustrada por policías estatales y policías preventivos de Calvillo, quienes evitaron que se pagara la cantidad de 10 mil pesos que estaban exigiendo los extorsionadores, con el argumento de que tenían a una persona secuestrada.
Los hechos se registraron el pasado domingo a las 18:40 horas, cuando empleados de una tienda Oxxo que se ubica en el poblado de La Panadera, en el municipio de Calvillo, solicitaron la presencia de policías preventivos y policías estatales, ya que un hombre estaba siendo extorsionado por teléfono.
Cuando arribaron los oficiales, una de las empleadas les informó que minutos antes, un ancianito solicitó realizar un depósito de 10 mil pesos en efectivo a una cuenta que le habían proporcionado.
Sin embargo, al observar que dicha persona estaba sumamente nerviosa, le preguntaron si le sucedía algo y en ese momento les informó que tenían secuestrada a su hija y necesitaba hacer ese pago para que la liberaran.
Al escuchar lo anterior, la empleada decidió comunicarse al número de emergencias 911 para reportar lo ocurrido.
Los policías estatales y policías preventivos de Calvillo ubicaron a la víctima de nombre Rosario, de 82 años, quien refirió que tenían secuestrada a su hija y para que la liberaran, le estaban pidiendo un depósito de 10 mil pesos.
Al presumir que la hija del ancianito era víctima de un secuestro virtual para extorsionarlo, le pidieron que no depositara el dinero que le solicitaban. Al mismo tiempo, se implementó un operativo de búsqueda y más tarde, los policías preventivos localizaron a la mujer en su lugar de trabajo.