Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- No lo pueden vender, ya lo rifaron y deben seguir pagando.
Ante el fracaso, la Secretaría de la Defensa Nacional reactivará en el 2022 los pagos que adeuda al Banco Nacional de Obras (Banobras) por la compra del avión presidencial TP01.
Durante el 2020 y 2021, esa dependencia suspendió al banco gubernamental los depósitos anuales, que rondaban los 430 millones de pesos, en espera de vender el Boeing 787-8.
Ahora, sin comprador a la vista, la Secretaría deberá volver a cubrir los adeudos, por lo que para el 2022 pide aprobarle 331 millones 390 mil pesos.
El documento enviado a la Cámara de Diputados detalla que de los 5 mil 792 millones del costo del avión, se han pagado 3 mil 239 millones de pesos, por lo que restan por finiquitar a Banobras 2 mil 552 millones de pesos.
Además el Gobierno deberá desembolsar otros 45 millones de pesos por operación y mantenimiento.