Saúl Alejandro Flores

Los costos involucran si no el mayor reto sí uno de los retos principales en el subsector agua potable, por tratarse de un servicio público que debe atender no a un puñado de usuarios, sino a miles en muchas localidades o millones en algunas ciudades del país, los actores que suelen vivir de los procesos electorales, que pululan de un puesto de elección popular a otro, tienen la mala costumbre de hablar parcialmente de la realidad de un servicio por que no guardan interés en la solución, sino en cómo tener acceso al poder, ganar la elección es lo importante, y luego no es mejorar los servicios, sino prepararse para la siguiente y así en un círculo vicioso que no permite sentar ni siquiera las bases que permitan brindar un servicio no solo de calidad, sino permanente.

Los costos por ello son la parte vertebral de un servicio, si se fracasa o no se asume una política en el subsector, ésta inevitablemente llegará al fracaso. Emprender o dar inicio al diseño y luego a la implementación de ellos, implica toparse con una falta total de información de costos que permitan identificar en forma lógica la estructura de una tarifa real de los servicios, que permita establecer una base que sustente en forma racional la solicitud de los organismos operadores, de tarifas que les permitan alcanzar su autosuficiencia y sustentabilidad.

Cualquier persona que haya formado parte de un cuerpo directivo de un organismo operador y tomado en serio la prestación de los servicios sabe que es una exigencia permanente contar con elementos de costos actualizados, la contabilidad normal no es útil, y se convierte en un pretexto para justificarnos de la falta de logros, lo que se requiere es contar con elementos que permitan seguridad de que la tarifa que se proponga, en sus diferentes aspectos, por servicio, por conexiones, por saneamiento, tenga el sustento para asegurarnos la sostenibilidad, sin repercutir a nuestros usuarios ineficiencias en diferentes áreas.

Que los servicios paguen servicios, que las conexiones paguen el crecimiento y que los subsidios recibidos cubran a los usuarios que no pagan el costo de sus servicios. La esencia de la seguridad sobre lo que se hace, definitivamente es una buena contabilidad que brinde elementos de juicio para la toma de posturas sólidas que reúna las condiciones objetivas y las propuestas que siempre ha demandado la información contable. Por lo tanto, debería ser adoptado como elemento de referencia para el sistema contable de todos los organismos operadores en el país que quieran tener una buena contabilidad e información para tomar sanas decisiones en cuanto a su manejo financiero y económico.

Es preciso señalar que la simple contabilidad gubernamental no es suficiente para los organismos operadores. Una referencia importante de costos es indispensable si se quiere saber qué debemos hacer para garantizar el futuro de los servicios.¿Perfectible? De eso no hay duda, pero necesario implementarlo, sin duda.

Existen diversas concepciones sobre ¿Qué es la Contabilidad?, sin embargo, todas ellas coinciden en que es un instrumento a través de la cual se registran, clasifican y resumen operaciones, transacciones y eventos económico-financieros de un ente económico, cuantificables en dinero, con un orden cronológico, generando información real de carácter financiero, la cual se refleja en los estados financieros (balance, estado de resultados, estado de cambios en la situación financiera, estado de cambios en el patrimonio, flujo de efectivo), para la toma de decisiones.

Una rama de la contabilidad general es la contabilidad de costos, a través de la cual se obtiene información relacionada con los costos y gastos de producción, distribución, administración, venta, financiamiento, para uso interno de la administración, por lo que es una herramienta muy útil para evaluar la eficiencia y eficacia en el uso de los recursos de la organización.

El objeto principal de la contabilidad de costos es determinar cuál es el costo de un artículo o de un servicio, considerando sus tres elementos: a) Materia Prima directa; b) Sueldos y Salarios y; c) Gastos Indirectos. Existen diversas clasificaciones, tales como: Por procesos, por órdenes, históricos, estimados, estándar, etc., para el caso de un Organismo Operador, nos interesa conocer los costos por metro cúbico producido, facturado, cobrado, costos por área, proceso, etc. Estimados lectores, nos vemos la próxima semana con este tema de la contabilidad de costos, no sin antes recordarles la importancia de emprender una auténtica política hídrica que permita que en México y Aguascalientes el agua nos alcance.

Comentarios: saalflo@yahoo.com