Silvia Olvera
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.- Lo peor para México está por venir, advirtió un análisis del Centro de Estudios Estratégicos Internacionales (CSIS, por sus siglas en inglés).
La crisis económica que vive México será la más larga que cualquiera de las anteriores, debido a que el Presidente Andrés Manuel López Obrador está más preocupado por su ideología, que por la economía, señaló.
Dicho centro, que integra una red de expertos, que hacen análisis políticos y que está clasificado como el número uno en su tipo en Estados Unidos, hace un recuento de las acciones que AMLO ha implementado, las cuales empeorarán la situación propiciada por el Covid-19.
El documento escrito por la analista Mariana Campero, describió que a diferencia de las anteriores crisis económicas, como la del Tequila en 1994, Estados Unidos no se convertirá en una válvula que albergue a toda la migración mexicana, debido a que en aquel país ya hay más de 36 millones de desempleados.
“La convergencia de las altas tasas de criminalidad, con la incapacidad del Gobierno para prepararse o responder a la pandemia, y los consiguientes dolores económicos podrían desencadenar disturbios en México”, advirtió el análisis.
La pandemia del Covid-19, refirió, golpeó a México cuando venía debilitándose económicamente.
En el 2019, cuando Estados Unidos, su mayor socio comercial, creció a una tasa de 2.3 por ciento, por primera vez en una década la economía mexicana se contrajo 1.6 por ciento, debido principalmente a decisiones gubernamentales nada amigables a la inversión.
Como la cancelación del proyecto aeroportuario de 13 mil millones de dólares en la Ciudad de México y de la planta de Constellation Brands en Mexicali, lo que ya afectó la confianza de los inversionistas.
“A partir de febrero del 2020, la inversión privada ya había caído durante 13 meses consecutivos”.
El CSIS dice que AMLO ha revertido sistemáticamente importantes reformas implementadas por los últimos seis presidentes de México.
A lo que se suma un apoyo modesto, el más bajo de los países latinoamericanos, para revertir el daño del Covid-19, lo que no ha alcanzado para evitar que muchos mexicanos estén cerrando su fuente de ingresos.
“La respuesta del Gobierno mexicano ha sido decepcionante; no ha modificado sus prioridades de gasto, como los proyectos de infraestructura de la Refinería Dos Bocas, el Tren Maya y el Aeropuerto de Santa Lucía, que no han sido cancelados o pospuestos”, consideró.
“A menos que el Gobierno mexicano cambie de rumbo rápidamente y pueda brindar certeza para atraer inversiones, lo peor está por venir”.