Un médico residente del Hospital General de Calvillo fue asesinado de un balazo y su cadáver fue enterrado clandestinamente, a fin de evitar que pudiera ser identificado.
Sin embargo, tras las investigaciones realizadas por agentes de la Fiscalía Especializada en Desaparición y No Localización de Personas de la FGE, se logró dar con el sospechoso de este asesinato y se localizó la tumba clandestina donde estaba enterrado el cadáver.
A quien ya se le cumplimentó una orden de aprehensión por el delito de homicidio doloso calificado con ventaja y fue trasladado al Cereso para Varones “Aguascalientes”, es un joven identificado como Homero, de 24 años.
Agentes de la PDI adscritos a la FEDNLP iniciaron una investigación por la desaparición del doctor Octavio N., de 25 años, originario de la ciudad de Culiacán, Sinaloa, quien actualmente estaba haciendo su residencia como médico en el Hospital General de Calvillo.
Se descubrió que policías de investigación adscritos al Centro de Justicia para Mujeres, estaban investigando al médico ya que existía una denuncia en su contra por el delito de abuso sexual.
Al seguir con esa línea de investigación, los agentes de la FEDNLP interrogaron a numerosas personas y establecieron que aparentemente, Octavio había estado acosando sexualmente a una joven mujer y después la atacó sexualmente.
Lo anterior permitió el arresto de Homero, quien durante el interrogatorio al que fue sometido terminó por revelar que en su afán de vengarse por la agresión sexual a su familiar, había matado de un balazo al doctor Octavio, cuyo cadáver enterró en una fosa clandestina para evitar ser encontrado.
Fue el pasado 22 de julio que el mismo sospechoso llevó a los policías de investigación, personal de Servicios Periciales y al agente del Ministerio Público de la FEDNLP al lugar donde estaba enterrado el cuerpo, siendo posteriormente localizado y recuperado.
Debido a ello, la Unidad de Homicidios de la FGE se hizo cargo de las investigaciones y consiguió que el Juez de Control del Segundo Partido Judicial con sede en Calvillo, girara una orden de aprehensión en contra de Homero, la cual fue cumplimentada por agentes del Grupo Homicidios de la PDI.