Francisco de Anda
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Aristóteles Sandoval Díaz, ex Gobernador de Jalisco, fue asesinado ayer en el bar Distrito 5, de Puerto Vallarta, en un ataque directo en el que participaron 10 sujetos. Personal del lugar limpió la escena del crimen.
“De manera muy lamentable, el personal del restaurante manipuló la escena, prácticamente no hay indicios, barrieron, quitaron todo”, anticipó el Fiscal del Estado, Gerardo Octavio Solís.
“Nos va a costar un poco más de trabajo, pero estamos solicitando el apoyo de ustedes, los medios de comunicación y la ciudadanía, con la finalidad de que se nos puedan hacer llegar algunos datos, por la vía de la denuncia anónima”.
Solís Gómez detalló que Sandoval Díaz se encontraba cenando en el restaurante, ubicado sobre el Bulevar Francisco Medina Ascencio, en compañía de otros dos individuos y una mujer.
Llegó al lugar a las 22:00 horas y, según un testigo y uno de los dos escoltas que lo acompañaban, alrededor de la 1:40 horas se levantó para ir al baño.
“Para pasar al sanitario hay que pasar unas escaleras y en ese lugar es en donde sufre el atentado, un atentado por la espalda donde, de entrada, podemos apreciar, a reserva de que lo confirmen los peritos, un par de impactos”, detalló el Fiscal del Estado en entrevista radiofónica.
Cuando uno de sus escoltas intentó sacarlo del lugar para llevarlo al hospital recibieron otros disparos, se resguardaron y luego pudieron hacer el traslado, agregó.
Aunque el lugar quedó limpio de indicios -se llevaron cámaras, una alfombra, y limpiaron las manchas hemáticas-, la Fiscalía comenzó a realizar cateos en distintos puntos de Puerto Vallarta.
El ex Gobernador disponía de 15 escoltas, tres vehículos blindados y seis sin blindar. Los guardias de seguridad, sin embargo, los distribuía con personas allegadas según su criterio.