Un albañil que estaba reportado como desaparecido, fue encontrado muerto y con un balazo en la cabeza. Su cadáver se encontraba sepultado en una fosa clandestina, en el poblado de Rancho Seco, municipio de Jesús María.
La víctima fue identificada como Raúl G. R., quien contaba con 29 años y vivió en la misma comunidad.
Con relación a este crimen, agentes del Grupo Homicidios de la PDI tienen bajo custodia a tres personas, entre ellas el suegro de la víctima.
Fue el pasado miércoles 8 de mayo cuando una joven mujer acudió a la Fiscalía Especializada en Materia de Desaparición y Localización de Personas (FEMDL) de la Fiscalía General del Estado, para denunciar la desaparición de su esposo Raúl.
La mujer señaló que un día antes, el martes 7 de mayo por la mañana, ella salió de su domicilio con rumbo a su trabajo y que más tarde su esposo hizo lo mismo, pero desde entonces ya no volvió a tener noticias de él.
Al iniciar las investigaciones, los agentes de la FEMDLP se trasladaron al poblado de Rancho Seco, donde estuvieron entrevistándose con unos vecinos y uno de ellos señaló haber observado cuando Raúl salió de su domicilio en compañía de su suegro de nombre Salvador, así como de otro sujeto apodado “El Johnny”.
Asimismo, una mujer que es vecina del señor Salvador, indicó que, durante la madrugada del miércoles, se percató que esta persona y otro sujeto apodado “El Chicles”, sacaban de la vivienda unos tambos y los subían a una camioneta pick up, para después retirarse con rumbo desconocido, situación que le llamó la atención por la hora en que era.
Con esta información, los agentes de la PDI procedieron a ubicar a los tres sospechosos y los trasladaron a interrogar a la Fiscalía Especializada en Materia de Desaparición y Localización de Personas.
Debido a que los tres hombres cayeron en contradicciones, se procedió a un interrogatorio más exhaustivo, hasta que uno de ellos confesó que habían matado a Raúl y su cadáver lo habían enterrado cerca del arroyo, en el mismo poblado de Rancho Seco.
Fue el pasado viernes a las 16:30 horas, cuando agentes de la FEMDLP y del Grupo Homicidios de la PDI, además de personal de la Dirección de Investigación Pericial y el agente del Ministerio Público de Hospitales de la FGE, se trasladaron hasta el lugar donde hicieron la fosa clandestina y una vez que excavaron, encontraron el cadáver de Raúl, quien presentaba un balazo en la cabeza.