CDMX.- Eduardo Capetillo regresó al Teatro Metropolitan tras un largo periodo, preparando un espectáculo con una variedad de ritmos musicales y un toque nostálgico. A pesar de la reprogramación y las promociones en boletos, la asistencia no alcanzó las expectativas, con la parte superior del recinto cerrada y un público aproximado de 800 personas, según personal del lugar.
Durante el show, que duró casi dos horas, Capetillo agradeció a sus seguidores: “Ustedes son el motor que nos impulsa. El año pasado empecé a retomar la faceta musical que dejé en el tintero una década por un trabajo interno necesario, para poder estar hoy pleno y consciente de todo el amor que ustedes me dan”.
El también actor repasó las canciones emblemáticas de su trayectoria, explorando diversos estilos musicales. Compartió escenario con su esposa, Biby Gaytán, y su hijo Eduardo Capetillo Gaytán, enriqueciendo el evento con una mezcla de duetos y actuaciones en solitario.
Capetillo apareció en escena a las 20:45, vestido con un saco rojo, iniciando su actuación con clásicos del rock en español como «Bienvenidos» de Miguel Ríos y «De Música Ligera» de Soda Stereo. Se mostró accesible, acercándose al público para fotos, aunque sufrió un tropiezo durante «Toda la Vida».
El repertorio incluyó rancheras como «Secreto de Amor» y «Adiós, Amor», interpretadas con su hijo, mientras que Biby Gaytán brilló con «Mucha Mujer Para Ti» y temas de teatro musical.
El momento nostálgico culminó con un homenaje a Timbiriche, interpretando éxitos como «Ámame Hasta con los Dientes» y «No Seas Tan Cruel», destacando aún más cuando Biby se unió a él en el escenario. Capetillo interactuó con el público, incentivando su participación y cerrando la noche con «La Mujer Que No Soñé» y «Con Todos Menos Conmigo», prometiendo que este show es solo el inicio de más. (Mauricio Ángel/Agencia Reforma)