Con problemas para caminar, hablar y víctima de ataques epilépticos, Benjamín Delgado, de 58 años de edad, clama la intervención de las autoridades para acceder a algún apoyo social que le permita subsistir. En reiteradas ocasiones ha tocado las puertas de la Secretaría de Bienestar, de los sistemas DIF y hasta de partidos políticos, sin embargo, sus peticiones han sido ignoradas.
Apoyado en una desgastada silla de ruedas y a pesar de sus problemas físicos, “Benja” como le dicen los vecinos, sale a la calle a ganarse unas monedas para solventar sus gastos, principalmente alimenticios. Se le puede observar en calles cercanas a su domicilio, ubicado en el fraccionamiento Morelos, donde habita junto con su hermana; ambos solos, sin más familiares que los procuren, únicamente con un par de perros como compañía. Con dificultades económicas para pagar el servicio de un taxi y tener que buscar además que algún trabajador del volante esté dispuesto prestar el servicio dada sus condiciones, ha acudido en cinco ocasiones a la Secretaría de Bienestar, en donde únicamente le han solicitado sus documentos, bajo la promesa de registrarlo en algún programa social, situación que no ha prosperado.
En algunas ocasiones, vecinos que conocen la situación precaria de Benjamín, se han solidarizado para apoyarlo con alimentos, ropa y en algunos casos, con dinero. El apoyo que requiere es urgente, ya que duerme sentado la mayoría de las ocasiones, por el problema lumbar que padece; otras veces duerme en el piso. El baño de su casa se encuentra en malas condiciones, de manera general vive en condiciones precarias.
Por enésima vez, pide la intervención de las autoridades, quienes han hecho oídos sordos a sus peticiones, esperando que por fin sea beneficiario de algún apoyo económico que le permita mejorar su calidad de vida.
“Me piden y me piden papeles, los he llevado y no me han dado respuesta. Ya no creo en ellos, no me toman en cuenta y yo la verdad necesito de su apoyo”, externó con dificultad.
Si alguna persona desea solidarizarse con Benjamín, sus necesidades son muchas y se le encuentra en Hermanos Galeana 226, Fracc. Morelos. (Por Rubén Torres Cruz/Heraldo Digital)