José de Jesús López de Lara

El chofer de una pipa repartidora de gas realizó una maniobra de vuelta prohibida e impactó a un motociclista, quien resultó lesionado de consideración y tuvo que ser trasladado a un nosocomio para recibir atención médica.
El aparatoso y desigual choque se registró el martes a las 08:50 de la mañana en avenida Adolfo López Mateos Poniente y cruce con la calle Campeche, a la altura del fraccionamiento Del Valle 1ª. Sección.
El motociclista que resultó lesionado es un adolescente de 17 años. Tras ser atendido y valorado por socorristas de la Cruz Roja que arribaron a bordo de la ambulancia AGS-018, fue trasladado a recibir atención médica especializada al Hospital Tercer Milenio.
Como presunto responsable del accidente, fue señalado el chofer de una camioneta gasera tipo pipa, identificado como Víctor Hugo, de 36 años, quien fue detenido por policías viales y trasladado a la Fiscalía General del Estado, donde quedó a disposición del agente del Ministerio Público de Hospitales.
Se logró establecer que esta persona conducía, al momento del accidente, una camioneta Dodge, modelo 2014, color blanco con franjas verdes y con placas de circulación del estado de Guanajuato, de la empresa Gas Imperial.
Circulaba en aparentes condiciones normales por la avenida Adolfo López Mateos Poniente en sentido de poniente a oriente, cuando, al llegar a la altura de la calle Campeche, en el fraccionamiento Del Valle, realizó una maniobra de vuelta prohibida hacia su izquierda.
Lo anterior provocó que impactara al adolescente de 17 años, quien tripulaba una motocicleta marca Itálika, modelo 2020, color rojo y con placas de circulación del estado de Guerrero, quien terminó tirado en el suelo y con lesiones en diferentes partes del cuerpo.
Cabe destacar que unos policías preventivos del Destacamento Pocitos que pasaban por el lugar del accidente hicieron el arresto del chofer de la camioneta repartidora de gas.
Al lugar del accidente, asimismo, arribó personal de la Coordinación Municipal de Protección Civil, a fin de verificar que la unidad automotriz, que tenía en la cisterna un 80 por ciento de carga, no presentara ninguna fuga.