Lo asesinaron a golpes

La Fiscalía General del Estado resolvió el asesinato de un albañil ocurrido la semana pasada en el municipio de Rincón de Romos.
Las investigaciones realizadas por agentes del Grupo Homicidios de la PDI, permitieron establecer que fue asesinado a golpes en el interior del anexo Fundación “Fuente de Vida, AC”, y posteriormente lo arrojaron a la calle e inventaron que la víctima había llegado caminando a pedir ayuda y luego se desvaneció.
Agentes del Grupo Exterior “Rincón de Romos” de la Policía de Investigación, llevaron a cabo la captura del encargado de dicho centro de rehabilitación, identificado como Gonzalo Francisco, de 53 años, en cumplimiento a una orden de aprehensión girada en su contra por el Juez de Control y Juicio Oral Penal del Cuarto Partido Judicial con sede en el municipio de Rincón de Romos.
Cabe destacar que durante la audiencia inicial en la que el agente del Ministerio Público de la Unidad Especializada en Investigación de Homicidios hizo la imputación en contra de Gonzalo Francisco, el juez de Control encontró elementos de prueba suficientes dentro de la carpeta de investigación, para vincularlo a proceso por el delito de homicidio doloso calificado con premeditación y ventaja.
Se le involucra en el asesinato de un albañil identificado como Miguel Ángel, de 33 años y originario de la ciudad de Salamanca, Guanajuato, registrado el pasado martes 12 de mayo.
En esa fecha, la Fiscalía General del Estado fue notificada sobre el fallecimiento de esta persona en el Hospital General de Rincón de Romos, a donde había sido trasladada a recibir atención médica.
Al inicio de las investigaciones por parte de agentes del Grupo Homicidios de la PDI, se informó que Miguel Ángel había llegado al anexo Fundación “Fuente de Vida” y tocó la puerta de acceso. Cuando personal de dicho centro de rehabilitación acudió a abrirle, se percató que repentinamente se desvanecía y quedaba inconsciente, por lo que de inmediato lo trasladaron al Hospital General de Rincón de Romos a recibir atención médica.
Sin embargo, al profundizar en las investigaciones y tras ser llevados a declarar varios internos de dicho anexo, se descubrió que el martes 12 de mayo, poco después de las 05:30 de la madrugada, el ahora imputado junto con otros trabajadores del anexo golpearon brutalmente a la víctima hasta dejarla inconsciente, por lo que se asustaron y lo llevaron al Hospital General de Rincón de Romos.
Sin embargo, al ser informados de que el hombre ya había muerto, fue que decidieron inventar la versión que rindieron a los agentes investigadores para deslindarse de su muerte.
Cabe destacar que a Gonzalo Francisco se le impuso la medida cautelar de prisión preventiva y se dio un plazo de dos meses para el cierre de la investigación complementaria.