José de Jesús López de Lara

Al tratar de escapar de policías de investigación y policías estatales que iban en su persecución, tras haber despojado con violencia a una mujer de su camioneta, un peligroso asaltante se mató al sufrir un accidente automovilístico sobre la carretera federal No. 45 Norte, a la altura del municipio de Cosío.
Quien sufrió una muerte espantosa fue un individuo identificado como Daniel, de 31 años, originario del estado de Durango. Dicho sujeto contaba con un negro historial delictivo y pertenecía a un grupo de la delincuencia organizada.
Todo se originó el jueves a las 09:50 de la mañana, cuando una mujer fue víctima de un asalto frente a la Funeraria Gayosso que se ubica en la avenida Grey Yungari y esquina con la calle Morroco, entre la colonia La Soledad y el fraccionamiento La Rioja.
Un hombre la amagó con una pistola tipo escuadra y la despojó con violencia de su camioneta KIA Sportage, modelo 2020, color gris oxford, sin placas de circulación, para después darse a la fuga. Mientras tanto, la víctima reportó el robo al C-5 SITEC, por lo que de inmediato se implementó un operativo de búsqueda.
Fue a las 10:15 de la mañana que policías estatales detectaron la camioneta en circulación por la carretera federal No. 45 Norte, a la altura del municipio de Rincón de Romos, por lo que fueron en su persecución, al tiempo que solicitaban apoyo a otras corporaciones policiacas.
Instantes después, policías de investigación del Grupo Exterior “Rincón de Romos”, Grupo Exterior “Pabellón de Arteaga y del Grupo de Abigeato de la PDI, trataron de interceptar la camioneta a la altura del libramiento a Rincón de Romos, pero el conductor logró esquivar las unidades policiacas y continuó con su escape a exceso de velocidad en sentido de sur a norte
La persecución continuó sobre toda la carretera Panamericana 45 Norte, hasta que al llegar a la altura del kilómetro 55+500, justo a la altura del puente vehicular que se ubica en el poblado de La Punta, municipio de Cosío, que el conductor de la camioneta KIA perdió el control debido al exceso de velocidad.
Tras proyectarse hacia su lado derecho, se impactó brutalmente contra la barra metálica de contención y contra un poste metálico, lo que provocó que la camioneta literalmente se partiera en dos y terminara volcándose sobre los carriles de la lateral.
Debido al brutal impacto, el peligroso asaltante murió de manera instantánea y su cadáver quedó prensado entre los fierros retorcidos de la unidad automotriz.
Al lugar del accidente arribaron más tarde elementos de la Guardia Nacional, Bomberos Estatales, una ambulancia del ISSEA, agentes del Grupo Homicidios de la PDI, personal de Servicios Periciales y el agente del Ministerio Público de Hospitales quien encabezó las investigaciones.