José Díaz Briseño
Agencia Reforma

WASHINGTON, EU.- La delegación mexicana que intenta evitar que Estados Unidos imponga un arancel de 5 por ciento a todos los productos mexicanos a partir del próximo lunes llevó las negociaciones al límite.
El equipo encabezado por el Canciller Marcelo Ebrard tendrá que lograr un acuerdo en la tercera ronda de negociaciones que se llevará a cabo este viernes en el Departamento de Estado en Washington.
Y es que de acuerdo con regulaciones internas, el Gobierno federal de EU debe publicar en el “Federal Register” –el diario oficial del Gobierno– un borrador de las notificaciones de aumentos de aranceles al menos dos días antes de la entrada en vigor de estos; esa fecha sería el sábado.
“La posición no ha cambiado. Y seguimos avanzando con los aranceles en este momento (el 10 de junio)”, dijo ayer Sarah Sanders, la vocera del Presidente Trump, desmintiendo rumores de que EU estaría dispuesto a dar más tiempo a la delegación mexicana en las pláticas.
En tanto, el Presidente Donald Trump, rechazó que los aranceles afecten la entrada en vigor del T-MEC.
“Nosotros no los necesitamos, ellos nos necesitan”, dijo en entrevista con la televisora Fox desde Francia.