CDMX.- Lo hicieron juntos y lo hicieron por separado: Los Aguilar cautivaron a su público en Jaripeo Sin Fronteras.
De las 21:00 horas del viernes a casi la 1 de la mañana del sábado, la audiencia que llegó a la Arena Ciudad de México quedó más que complacida con la presencia de Pepe, Ángela, Leonardo y Tony hijo, en el espectáculo que no sólo tuvo música regional mexicana, sino mucho más.
«Es una bendición tenerlos a todos con nosotros, y es una bendición que después de este año y medio tan difícil, de todo lo que sucedió, estemos todos aquí en familia, animados, y con ganas de darles un momento de alegría», dijo Pepe.
Al pachangón musical, ecuestre y folclórico sólo le faltaron las procesiones católicas, los algodones de azúcar y los castillos pirotécnicos para que fuera una feria de pueblo en el recinto.
Lo demás, lo tenía. Una pista transformada en redondel de arena para la charrería. Música de banda en vivo y cantantes de una de las dinastías vernáculas más distinguidas del país.
Ya con esta «nueva normalidad» de conciertos masivos en retorno paulatino a la Ciudad, fueron 11 mil personas las que reportaron los organizadores las que ingresaron al inmueble de Azcapotzalco.
Tras un intermedio de unos 15 minutos, Ángela, quien además de juguetear y hacer suertes con su caballo Troyano, cantó los éxitos «La Basurita», «La Llorona» y «Dime Cómo Quieres». Fue, sin duda, ampliamente celebrada por la audiencia.
Pepe cerró la velada con composiciones como «Tus Desprecios», «Que Me Entierren con la Banda», un popurrí tributo a Vicente Fernández, mientras que Leonardo y Ángela dedicaron a sus abuelos «Cuando Dos Almas». (Juan Carlos García/Agencia Reforma)

¡Participa con tu opinión!