Al anunciar el Curso de Verano Contigo al Oriente de la ciudad, en la colonia Mirador de las Culturas I y II, la directora del DIF Estatal, Karla Esparza Lazalde, señaló que el mencionado proyecto se arranca en esta zona para restituir los derechos de todas las personas que habitan en aquel lugar, quienes requieren de una diversidad de servicios.

Del 26 de julio al 6 de agosto, se realizará este Curso de Verano Contigo al Oriente, en dos escuelas primarias (José F. Elizondo y Rufino Tamayo) que recibirán a 50 niñas y niños de 5 a 12 años de edad, quienes deberán inscribirse gratuitamente entre el 19 al 23 de julio próximo, motivo por el cual deberán acudir a las escuelas o llamar al teléfono 910-25-85, extensión 6527.

Informó que el horario de asistencia a las escuelas primarias públicas será de las 9 de la mañana a la una de la tarde. Las disciplinas que se ofrecerán son activaciones rítmicas, canto, baile, rompehielos para que se conozcan los niños, cuentacuentos, representación teatral, manualidades, cine, juegos recreativos, enseñanza de valores, danza, deporte y que aprendan primeros auxilios.

En este compromiso de restituir los derechos a la recreación de las 21 mil familias de Miradores de las Culturas, se aplicarán los protocolos sanitarios para cuidar la salud de las niñas y de los niños y, en consecuencia, de todas las personas relacionadas con los menores de edad.

Indicó que la zona oriente de la ciudad requiere de avanzar en una protección integral de sus habitantes, principalmente en las colonias Mirador de las Culturas y Rodolfo Landeros, las cuales tienen el mayor porcentaje del mapeo de calor, quienes necesitan recibir los servicios principales y básicos, toda vez que allá se adolece de la intervención multidisciplinaria de un equipo de profesionales en materia de violencia física, emocional y de salud mental.

De acuerdo con un diagnóstico aplicado a lo largo de 18 meses en la zona oriente, la pandemia ha provocado un ascenso de la violencia, de la drogadicción y terminó por precarizar los servicios cercanos a sus viviendas; es decir, una mujer agredida, por ejemplo, no puede acudir a una instancia de gobierno o consultorio privado.

Así pues, ahí se empezará a trabajar con infraestructura humana para erradicar gradualmente la violencia en sus diferentes modalidades, indicó al final.