De nueva cuenta Cáritas Diocesana en Aguascalientes entregó miles de despensas a favor de los más desprotegidos. Fiel a su noble causa de ayudar a los más vulnerables, un equipo de 150 voluntarios coordinados por el padre Alberto García Zavala, hizo posible que aquellas familias que están pasando por complicados momentos, pudieran llevar alimentos a sus respectivos hogares.

Durante lunes y martes Cáritas Diocesana hizo entrega en total de 5 mil 500 despensas, las cuales fueron distribuidas en 6 diferentes puntos de la ciudad, identificados como sitios de mayor vulnerabilidad dado el grado de marginación y densidad poblacional.

Desde temprana hora vecinos del fraccionamiento Palomino Dena, Lomas del Ajedrez, así como en las colonias La Cruz e Insurgentes, entre otras zonas del oriente de la ciudad, fueron arribando y haciendo largas filas, en algunos casos y ante la necesidad que enfrentaban llegaron a  pernoctar a la intemperie para garantizar que efectivamente alcanzarían a obtener el apoyo.

A pesar de que en casi todos los puntos intervenidos las despensas fueron suficientes, en la colonia Insurgentes fue necesario destinar de manera emergente más apoyos debido al alto número de personas formadas. A pesar de la aglomeración que se llegó a observar, las personas tuvieron un comportamiento ejemplar a diferencia de otras ediciones de entrega, guardando su sana distancia y portando cubrebocas.

“En cada punto se repartieron 700 despensas, más mil 300 repartidas a través de las diferentes parroquias, llegando a un total de 5 mil 500 apoyos. El siguiente reparto estamos pensando hacerlo a finales de este mes”, resaltó el sacerdote.