Horas de angustia vivieron integrantes de una familia, quienes recibieron una llamada de extorsión en la cual solicitaban el pago de una importante cantidad de dinero con la intención de supuestamente liberar a sus allegados. Sin embargo, la pronta intervención de los elementos de la Policía Municipal evitó que se consumara el engaño.
Fueron minutos antes del medio día de ayer, cuando el C-4 Municipal atendió la llamada en la que solicitaban su servicio, toda vez que los afectados habían atendido un mensaje en el que indicaban la supuesta privación de la libertad en contra de un familiar, por lo cual le solicitaban la cantidad de 500 mil pesos a cambio de no hacerle daño a su víctima. Con esa información, los oficiales se trasladaron a una institución bancaria ubicada en la colonia Miravalle, donde se encontraban los afectados a punto de realizar la transacción, al llegar se entrevistaron con una mujer de nombre Elizabeth, de 32 años de edad, quien manifestó haber atendido una llamada en la que le indicaban que tenía que hacer el pago o de lo contrario no volvería a ver con vida a su hermana Carmen, de 23 años de edad.
Como resultado de la rápida intervención de los uniformados se logró evitar que se depositara cualquier cantidad de dinero tras localizar en la habitación de un hotel del norte de la ciudad a la afectada que se encontraba presuntamente privada de su libertad, misma que llegó a dicho lugar con engaños y amenazas. De esa manera se activó un operativo de rastreo, logrando ubicar a la mujer y a su hijo quienes fueron encontrados sanos y salvos. La afectada, explicó que recibió a lo largo del día diversas llamadas de números distintos en las cuales le explicaron lo que debería de hacer o de lo contrario le harían daño a su madre, por lo que obedeció hasta ser encontrada.
Finalmente, Carmen fue trasladada junto con sus familiares ante el agente del Ministerio Público del fuero común, en donde se realizaría el trámite correspondiente para reunirse con sus parientes debido a que se inició una carpeta de investigación tras la desaparición de la afectada, logrando los oficiales que no se realizara ningún depósito a la cuenta manifestada por el extorsionador.