Staff
Agencia Reforma

FRESNILLO, Zacatecas: Tras una ola de violencia que dejó al menos 22 asesinatos en la semana, así como múltiples bloqueos y quema de vehículos, el Ejército Mexicano envió otros mil elementos para reforzar la seguridad en varias regiones de Zacatecas.

«Integrantes de Fuerzas Especiales del Ejército Mexicano arribaron al estado de Zacatecas, con el propósito de realizar operaciones en coordinación con las autoridades de los tres órdenes de gobierno, tendientes a disminuir los índices delictivos», se especificó oficialmente este jueves.

«Los efectivos castrenses provenientes de la Ciudad de México fueron desplegados, con el fin acotar las actividades ilícitas en citada entidad federativa, así como preservar y garantizar la libertad, el orden y la paz pública de los habitantes de esa entidad federativa».

Apenas el pasado 7 de mayo, el Gobierno de Zacatecas anunció una primer llegada de un millar de efectivos de esta misma institución, así como de la Guardia Nacional, los cuales se distribuyeron principalmente en Fresnillo y en la frontera de la entidad con Durango.

Asimismo, también arribó un helicóptero Black Hawk de la Fuerza Aérea Mexicana (FAM), equipado con metralla y visión nocturna.

Desde la noche del pasado lunes, y durante la madrugada del martes, la entidad se llenó de narcobloqueos por parte de presuntos sicarios del Cártel de Sinaloa (CDS), los cuales actuaron en represalia por el abatimiento de su líder en la zona, identificado como «El Gordo».

Pese a este hecho, así como el posterior hallazgo de 9 cuerpos en Fresnillo y uno más en Guadalupe durante el 7 de mayo pasado, el Gobernador morenista, David Monreal, presumió que la entidad se estaba pacificando.

«Vamos consolidando una estrategia de pacificación y ello va a establecer orden (…) pero vamos bien, ya logramos que Fresnillo avance de manera importante», dijo el pasado martes.

Un día después, el miércoles 8 de mayo, otros 9 cuerpos fueron abandonados, pero ahora en el Municipio de Morelos, cercano a la capital estatal y a unos 50 kilómetros de distancia de Fresnillo.

Durante esta semana, el Cártel de Sinaloa (CDS), con su brazo armado liderado por Ismael «Mayo» Zambada y a través del «Operativo MZ», advirtió con narcomensajes que comenzarían a aparecer cuerpos colgados, decapitados y torturados en su disputa con el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) justo en esta zona.