Nuevos profesionistas podrían tardar en colocarse en una fuente de trabajo. Refugio Marín Ruiz, secretario general de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC), reconoció que a pesar de que se sigan generando empleos a nivel local, muchos de los estudiantes que recién egresaron podrían verse en dificultades para insertarse en el mercado laboral, ya que la oferta de mano de obra crece de manera abrupta.
Indicó que con la dinámica económica actual se generan empleos día con día, lo cual permitirá que varios de ellos se coloquen con prontitud, pero hay un rezago en las tasas de desempleo, por lo que deberán competir por estas plazas con gente con mayor experiencia laboral.
Refugio Marín dijo que cuando se habla de tasas de desempleo se debe considerar el crecimiento de la población económicamente activa, “pues cada año egresan miles de jóvenes de las universidades, son jóvenes de todas las ramas y tienen el derecho de encontrar un empleo digno como profesionistas que son”.
Comentó que esta transición de la academia al sector productivo es más tersa para quienes en su etapa de estudiantes supieron aprovechar su servicio social y prácticas profesionales, pues quienes no lo hicieron salen de las aulas únicamente con el aprendizaje teórico, y son muchas las empresas que demandan entre sus requisitos que los postulantes cuenten con experiencia práctica.
Finalmente, el secretario general de la CROC afirmó que los sueldos para los egresados podrán no ser los mejores en apariencias, pero los jóvenes deben de considerar que apenas están comenzando su vida laboral, y que muchos de ellos ya ganan de entrada un mayor sueldo que obreros que llevan años laborando en la industria.